Escándalo policial en Homestead

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    HOMESTEAD - Tres agentes de la Policía de Homestead salieron libres bajo fianza este lunes por la noche después de haber sido acusados en relación con dos asaltos que tuvieron lugar fuera de un bar hace ya más de un año, según documentos judiciales.

    El agente Giovanni Soto, de 40 años, enfrenta cargos de agresión grave y de conducta indebida por parte de un funcionario público. La sargento Lizanne Deegan, de 44 años, enfrenta un cargo de conducta indebida por parte de un funcionario público. Estos cargos están relacionados con una paliza que tuvo lugar el 6 de febrero del 2011 delante de un bar de Homestead llamado Celio's Latin Quarter Bar. El sargento Jeffrey Roma, 56 años, también de Homestead, que está implicado en el incidente del 6 de febrero, enfrenta un cargo de agresión al haber rociado con gas pimienta a un hombre hispano de 24 años de edad fuera del mismo bar el 17 de abril de 2011, según se detalla en la orden de detención. El primer incidente Un hombre hispano dijo a la policía que el 6 de febrero del 2011 fue sacado del bar, situado en 38 St. 9th Street, porque el establecimiento estaba cerrando. Dijo que una vez fuera del bar estaba esperando con un amigo cuando un policía les dijo que se marcharan a casa. El hombre le dijo al agente que no podía irse porque estaba esperando que alguien fuera a buscarlo. Según la orden de arresto, redactada por el detective de Asuntos Internos Antonio Aquino, el policía se sacó un objeto que parecía una porra de su cinturón y golpeó al hombre en la boca con el instrumento. Después de que la víctima cayó al suelo, el oficial lo golpeó en la mano con el mismo objeto, según la orden de arresto. La víctima identificó más tarde a Soto como el agente que lo golpeó, y a Roma como el policía que presenció lo ocurrido y no hizo nada para ayudarlo, según la orden de arresto. Finalmente llegó alguien para recogerlo y lo llevó a un lugar donde la víctima llamó al 911 diciendo que estaba sangrando y con dolor. Eventualmente llegó un agente en un auto patrulla y le dijo que lo llevaría a casa, según los documentos. El agente, al que la víctima no podía ver, era Soto, según la orden de arresto, quien llevó al hombre a su casa pero no le ofreció asistencia médica. La víctima volvió a llamar al 911. Esta vez se presentaron varios autos patrulla y una ambulancia. El hombre le contó lo sucedido a una mujer policía, identificada como la sargento Deegan, quien le dijo que ella se haría cargo de su informe, según explica la documentación presentada. Deegan le dio a la víctima una tarjeta con información sobre el caso y con su nombre y número de teléfono, de acuerdo con la orden de arresto. Ni Soto ni Deegan informaron del incidente a un detective o a Asuntos Internos, y ninguno de los dos preparó un informe sobre las posibles lesiones de la víctima, según escribió el detective Aquino. El segundo incidente En el incidente de abril del 2011, el sargento Roma roció tres veces con gas pimienta a un hombre hispano de 24 años de edad, según la orden de detención girada en su contra. El hombre le dijo a la policía que Roma no le dejó entrar al bar temprano el 17 de abril, y que le señaló una "pistola eléctrica" conminándole a que se fuera. Pero cuando el hombre se alejaba casi le roban y decidió regresar al bar para hacer la denuncia al sargento Roma, según la orden de arresto. Fue entonces que Roma sacó su spray y lo roció tres veces, escribió Aquino en su orden de arresto.