Acusado de disparar a vecinos por alimentar gatos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    José Estrada, acusado de dispararle a un vecino tras una pelea por unos gatos callejeros en La Pequeña Habana, recibió este mi♪0ercoles una sorpresa ante un tribunal de Miami-Dade. (Publicado miércoles 4 de mayo de 2016)

    José Estrada, acusado de dispararle a un vecino tras una pelea por unos gatos callejeros en La Pequeña Habana, recibió este mi♪0ercoles una sorpresa ante un tribunal de Miami-Dade.

    Estrada, de 70 años, compareció a que le formularan los cargos formales ante la justicia. Sin embargo, la jueza determino que el acusado no puede seguir en arresto domiciliario, noticia que fue recibida como un alivio para las dos presuntas víctimas.

    La jueza indicó que no podía permanecer en libertad porque su caso es por intento de asesinato.

    Mucho más tranquilos quedaron las presuntas víctimas de Estrada, acusado de intentar asesinarlos por alimentar a gatos callejeros de su vecindario.

    Por tercer día consecutivo, Estrada llegó a la corte para esperar la lectura de sus cargos. Lo que no se esperaba era que sería arrestado nuevamente, pues la jueza estableció que Estrada no puede continuar libre bajo fianza por enfrentar cargos de asesinato en primer grado.

    Estrada fue arrestado el pasado 31 de marzo luego de que, según el reporte policial, le hubiera disparado a loa vecinos. El hecho ocurrió en este edificio del 2810 y la calle 7 del suroeste, en La Pequeña Habana.

    La violenta discusión quedó captada en un celular. Las imágenes muestran a Estrada sacando un arma de fuego y disparando varias veces al apartamento del vecino.

    El acusado disparó desde su apartamento al del vecino y como ven aún quedan huellas de las balas.

    Según las víctimas, pese a la orden de desalojo del edificio, Estrada y su esposa aún no han deshabitado el lugar.

    Estrada permanecerá en la cárcel hasta que se establezca una audiencia para determinar una nueva fianza. De ser hallado culpable pudiera recibir una condena de cadena perpetua.