Cuba: Organización denuncia 724 arrestos políticos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Elizardo Sánchez Santacruz, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN)

    La disidente Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció este lunes que en mayo se produjeron en la isla al menos 724 detenciones arbitrarias por motivos políticos, lo que supone una disminución respecto a meses anteriores en los que se sobrepasó el millar.

    Según el informe mensual de represión de la organización, esa "disminución relativa" se debe a un "cambio de táctica de algunas agrupaciones que están optando por trabajar más con las comunidades ciudadanas y reducir las manifestaciones opositoras que atraen, invariablemente, la represión política".

    Durante mayo, la agrupación contabilizó al menos 37 agresiones físicas, 228 acciones de hostigamiento y 3 actos vandálicos, hechos "ejecutados o instigados por la policía política secreta y elementos parapoliciales".

    La CCDHRN señala a ese "cuerpo represivo" como el responsable de organizar "acciones de repudio" contra el movimiento disidente Damas de Blanco -que convoca todos los domingos marchas pacíficas para reclamar el respeto de los derechos humanos- "utilizando formas de apremio físico y agresiones verbales como preludio de detenciones arbitrarias y confinamiento bajo condiciones infrahumanas".

    En lo que va de año, la CCDHRN ha contabilizado más de 6.000 detenciones por motivos políticos, lo que implica una de las medias mensuales más altas de los últimos cinco años.

    También apuntan que el pasado mes, la policía política llevó a cabo por lo menos cuatro allanamientos en diferentes sedes del grupo opositor Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), en los que se incautó de media docena de ordenadores y teléfonos celulares, cámaras fotográficas y documentos.

    Estos allanamientos tienen el objetivo de "dañar y dificultar los trabajos de las agrupaciones opositoras", indica la CCDHRN, que, presidida por el disidente Elizardo Sánchez, es el único grupo en la isla que registra y divulga las cifras de estos incidentes en Cuba.

    El Gobierno cubano, por su parte, considera a los disidentes "contrarrevolucionarios" y "mercenarios".