La española Silvia Zapico es una jockey profesional establecida en el sur de la Florida.

Como corredora de caballos, no solamente se mueve entre un mundo mayormente de hombres, sino que debe hacerle frente a los retos de este trabajo.

“Lo que más difícil veo en la profesión del jockey es las caídas. Imagínate, una caída mala te lleva un año recuperarte, y cuando quieres volver a empezar, tu negocio se ha ido”, comparte.

“No se qué tienen los caballos, es como una droga”.

Pero no solamente debe cuidarse de los tropiezos.

“Tienes que mantener un peso bajo todos los días de la semana", explica. "Puedes descuidarte un poquito y darte el lujo de comer un poco más dos días, tres días, pero hay que cuidarse a no ser que quieras hacer barbaridades y bajar mucho el día anterior”.

Getty Images

Aunque es un mundo mayormente de hombres, la estadounidense Julie Krone logró abrirse paso y convertirse en la jinete mujer más famosa.

Krone se retiró en abril de 1999 con 3,545 victorias y millones de dólares en ganancias.

La historia del turf, como se le conoce en muchos países a las carreras de caballos donde los espectadores pueden realizar apuestas, ha estado muy arraigada a la cultura estadounidense.

Durante la crisis económica de la Gran Depresión, que se prolongó durante la década de 1930, las carreras de caballo jugaron un papel importante.

Durante la Gran Depresión, el purasangre Seabiscuit se convirtió en símbolo de esperanza.

Créditos:
Productora: Adriana Mocciola
Camarógrafo: Jesús Díaz Del Llano​
Edición y Post Producción: Patricio Muñoz
Producción: Daylin Lugo
Productores Digital Multimedia: Raúl Dopico y Ana Rosa Thillet
Gráficas: Marisela Martínez