“Secuestro” por Facebook: amordazada, atada y ahora presa