Galería: Los secretitos de Rembrandt

El maestro barroco no era ajeno a los placeres de la carne y lo demuestra con sus dibujos eroticos.