Rostros de nuestra ciudad (25): María Cristina Regueiro