Rostros de nuestra ciudad (26): Evelio Hernández