Rostros de nuestra ciudad (48): Ortelio Cárdenas