Rostros de nuestra ciudad (44): Casa Manresa