Rostros de nuestra ciudad (36): Osmany Oliva