Rostros de nuestra ciudad (35): Quarta Prodigia