Rostros de nuestra ciudad (12): Nobarte