Rostros de nuestra ciudad (17): Un joven de 100 años