Rostros de nuestra ciudad (28): Esperanza Bravo de Varona