Obama reconoció no haber hecho suficiente