Google elimina las aplicaciones racistas