Cuba rechaza ayuda desde Miami