¿Romney la mejor opción para reactivar la economía?