Mauricio Ochmann recibió una lección al ser adoptado

Mauricio Ochmann recibió una lección al ser adoptado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    “Lo que aprendí con toda la historia de vida es que yo soy mi propia madre y yo soy mi propio padre’, afirma Mauricio Ochmann.

    La niñez de Mauricio Ochmann no fue como la de cualquier niño. Fue adoptado dos veces cuando pequeño y esas experiencias le dieron una gran lección de vida.

    Como explica el actor que interpreta el personaje de Chema Venegas en la serie “El Señor de los Cielos”, su infancia fue “un poco movida” ya que nació en Washington DC y posteriormente fue adoptado por una pareja de mexicanos.

    La vida, sin embargo, le tenía deparado vivir en otro país y tener un segundo padre adoptivo.

    [Te podría interesar: Los ganadores de Premios Tu Mundo]

    Video: Mauricio Ochmann recibió una lección al ser adoptado

    Video: Mauricio Ochmann recibió una lección al ser adoptado
    Haber sido adoptado cuando niño le dio una gran lección de vida a Mauricio Ochmann. (Publicado viernes 21 de agosto de 2015)

    La pareja que lo adoptó inicialmente se divorció cuando él tenía alrededor de un año y medio. “Entonces, me fui a México con mi mamá adoptiva y mi mamá ahí se volvió a casar con el Ochmann. Tuvo que ceder legalmente el apellido y el Ochmann me adoptó legalmente por segunda vez”, explica.       

    No fue hasta que cumplió 17 años que comenzó su inquietud para conocer a sus padres biológicos.

    “De la que más o menos había datos en la agencia donde me adoptaron era de mi mamá biológica. Pero, cuando estaba en esos trámites” se dio cuenta de que “esto fue lo que me tocó” y desistió de continuar, reflexionó Ochmann.

    [Te podría interesar: Megan Fox se separa de Brian Austin Green]

    “Lo que aprendí con toda la historia de vida es que yo soy mi propia madre y yo soy mi propio padre’, afirma convencido.

    Pero, la adopción no fue lo único que vivió de niño ya que a los ocho años comenzó a ingerir bebidas alcohólicas.

    Resulta que a esa edad le dieron una cerveza y le encantó.

    “Llegó un momento en que ya el alcohol no era suficiente. La cerveza no era suficiente, entonces algo más fuerte”, relata.  

    La adopción el consumo de alcohol y las drogas le enseñaron muchísimas lecciones. Pero, la más importante es “de recogerme en mis manos y tomar las riendas de mi vida”, concluyó.  

     
     

     

    Increíble: Mira el millonario hallazgo de estos cazatesoros  Haz click aquí  o presiona en la foto para más de esta historia.