Primero la forma, luego el tamaño

Más allá del tamaño del pecho, lo que preocupa a la mujer es que esté en forma, bien arriba, firme y sin estrías.

La mujer demanda ahora un resultado natural y proporcionado, lejos de aquellos volúmenes exagerados y artificiales de antes.

La mujer demanda ahora un resultado natural y proporcionado, lejos de aquellos volúmenes exagerados y artificiales de antes.

Crédito:

Más allá del tamaño del pecho, lo que preocupa a la mujer es que esté en forma, bien arriba, firme y sin estrías, además de que sea proporcionado a su constitución.

"El pecho es una de las regiones más delicadas y difíciles de mantener en forma de la anatomía femenina, ya que se trata de una glándula suspendida sin más recubrimiento y sujeción que el de una piel muy fina", explica la doctora Dennys Ramírez, directora de Corporal M+C.

"La flacidez, las estrías -rotura dérmica- y el paso del tiempo son los mayores problemas del pecho", dice la doctora, quien asegura que "estas dolencias están íntimamente ligadas a los embarazos, las cambios hormonales, las fluctuaciones de peso y la propia fuerza de la gravedad".

Mientras que a nivel dérmico, los senos tienden a presentar flacidez y estrías provocados por las sucesivas distensiones y vaivenes en el volumen, a nivel muscular la edad, la gravedad y la falta de ejercicio propician la distensión de los ligamentos que afirman la musculatura, redundando en el efecto caída del pecho.

Ante esta problemática, la doctora Ramírez advierte de que la solución médico-estética pasa por un protocolo que se desarrolla en dos fases. La primera consiste en trabajar a nivel dérmico con radiofrecuencia.

"La radiofrecuencia de última generación crea columnas de tensión en la dermis para promover una sujeción y tensión de la misma además de promover una regeneración que redunda en la mejora de las estrías".

Resultaría peligroso aplicar la radiofrecuencia directamente sobre la mama. "Se actúa en los alrededores hasta conseguir un retensado de la piel de toda la región", dice la doctora.

La segunda consiste en aplicar corrientes interferenciales moldeadoras. "Estas corrientes emulan la acción de ejercicio físico con los que los músculos se movilizan gracias a una gimnasia pasiva que refuerza los pechos y los otorga un cierto efecto ‘push up’", asegura la doctora Ramírez.

Esta técnica resulta adecuada en casos de ligero descolgamiento o distensión de los tejidos en la región de los senos, "pero no resulta apto en aquellos casos en los que el pecho presenta cierta caída y un notable efecto de vaciado", concluye la doctora.

Boletín de Noticias

Suscríbete a nuestros boletines de noticias


blog comments powered by Disqus

Telemundo Local da la bienvenida a una discusión amena y cortés mientras usted siga las Normas de Conducta establecidas en nuestros Términos de Servicio. Los comentarios no son evaluados previo a publicarse. Usted acepta que cualquier cosa que publica puede ser utilizada, junto con su nombre y foto de perfil, en conformidad con nuestra Política de Privacidad y la licencia que usted nos concede conforme a nuestros Términos de Servicio. Los comentarios no son monitoreados por lo que éste no constituye un medio para contactar la estación. Por favor, visite nuestra página de Contacto para obtener el email, dirección o número de teléfono si desea contactar la estación.