Salma Hayek asombra en "The Tale of Tales"

Salma Hayek asombra en "The Tale of Tales"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - En una película llena de imágenes impresionantemente suntuosas, las de Salma Hayek comiéndose el corazón de un monstruo marino en "The Tale of Tales" de Matteo Garrone son verdaderamente inolvidables. En especial, para la actriz.

    "¡Asqueroso!", exclamó Hayek tras una exhibición del filme ante la crítica en el Festival de Cine de Cannes.

    Para saber que famosos nacieron en Los Ángeles presiona aquí.

    "The Tale of Tales" se basa en los cuentos de hadas napolitanos del siglo XVII de Giambattista Basile, que han sido influyentes pero no son muy conocidos. Es un mundo estilo el de los hermanos Grimm, con reyes y princesas, ogros y brujas, en una serie de fábulas grotescas con relevancia moderna.

    Los críticos respondieron en su mayoría con entusiasmo ante esta rareza barroca en Cannes.

    Hayek encarna a una reina desesperada por tener un hijo. Aconsejada por un hechicero a comerse el corazón de una bestia, su esposo, el rey (John C. Reilly), mata a un monstruo y Hayek posteriormente se devora el enorme órgano.

    Para conocer a famosos que son vistos como símbolos sexuales, presiona aquí.

    "Nuestro director aquí quería ... que el interior del corazón fuera idéntico al de un corazón real", dijo Hayek. "Dios no quiera que yo dé un mordisco y un médico se dé cuenta de que le falta una arteria".

    El corazón de hecho fue hecho de pasta y otros ingredientes, pero aun así no llegó a lucir ni un poquito apetecible.

    "Creí que iba a vomitar", recordó la actriz, al tiempo que señaló que ese no fue su único reto.

    Para conocer a famosos que en este 2015 están recibiendo bebés presiona aquí.

    A lo largo del filme, Hayek luce lujosos trajes de Massimo Cantini Parrini.

    "Nunca me hizo un vestido que pesara menos de 66 libras", dijo.

    Mientras filmaba repetidas veces una escena en la que tenía que correr por un laberinto, Hayek dijo que estaba tan agotada que el pesado vestido le impidió moverse cuando Garrone le indicó que saltara. Tres hombres tuvieron que desplazarla.

    "Massimo gritaba, `¡El vestido! ¡El vestido!'", dijo Hayek con humor. "Fue humillante".