Un Picasso en el sótano

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    El museo de Evansville Indiana encontró en su depósito un Picasso que llevaba 50 años olvidado. Un descubrimiento sorprendente para un pequeño museo de provincia. Por increible que parezca, el museo exponían cuadros menores mientras en sus sótanos tenían una obra de arte estimada en decenas de millones de dólares. “Mujer sentada con sombrero rojo” es un retrato de una de las tantas amantes que tuvo el prolífico pintor malagueño. En este caso se trata de la bella Marie Thèresé Walter por lo que debe haber sido pintado entre 1954 y 1956.

    Una confusión de 50 años El cuadro se perdió debido a un error en su catalogación. La técnica con la que se realizó el cuadro es la clave del malentendido. Picasso era un verdadero amante de la experimentación con nuevos materiales y utilizó en este retrato una técnica novedosa para la época. Se trata del “Gemmail” o “gemmaux “. Esta técnica consistía en pintar sobre distintas capas de vidrios, superponiéndolos en distintos colores como un collage. Al terminar se fundía la obra en un horno y el resultado era unos colores brillantes como si de gemas se tratara. Al parecer esta obra fue comprada por un empresario de Indiana, Raymond Loewy en los 50´s y donada al Museo de la ciudad de Evansville. Un empleado del museo-sin muchas luces- la catalogó por el nombre de la técnica, es decir, puso que el autor era un tal “Gemmaux” en vez de Pablo Picasso. Fue hace poco, cuando una casa de subastas que buscaba obras de este período consultó al museo, que se descubrió el error. Las autoridades del mismo fueron las primeras sorprendidas al constatar que habían estado sentadas sobre un Picasso los últimos 60 años. No es la primera vez que sucede Los museos no exponen toda su obra, la mayor parte de sus pinturas (a veces más del 80% de la colección) suelen estar almacenadas y catalogadas en salas acondicionadas. Pero solo basta con un par de cambios de dirección o algún empleado caótico para que a cada tanto una obra quede olvidada entre cientos de otras. Este mismo año el museo holandés de Kröller-Müller descubrió que el cuadro con unas flores que exhibían como "artista anónimo" se trataba ni más ni menos que de un Van Gogh. Durante el año 2009 en los fondos del Museo de la ciudad belga de Lier se descubrió un cuadro mal catalogado que pertenecía al genio español Esteban Murillo. Por otro lado hay que reconocer que el arte moderno se presta a mayores confusiones: El año pasado una empleada del museo Tate de New York arrojó una obra de arte del alemán Gustav Metzger a la basura al confundirla con residuos. La obra era una bolsa de plástico conteniendo diarios papel y cartón. Lo mismo ocurrió en el Reino Unido con una obra de Hirst que estaba compuesta por un montón de ceniceros llenos y botellas vacías. Un empleado -con alto sentido del deber- los vació y limpió, además de reciclar las botellas, arruinando una obra valuada en 80.000 libras.

    Te dejamos a continuación un video de Picasso pintando sobre cristal. Un film de 1949 que nos recuerda la simplicidad y gracia de este genio.