Tres maneras de evitar la compra impulsiva

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Compradores en un centro comercial de Londres.

    Si la protagonista del filme “Confessions of a Shopaholic” hubiera tenido esta guía a mano, tal vez no habría terminado con miles de dólares en deudas en tarjetas de crédito y el celular cargado de llamadas por parte de uno de sus cobradores. Si hay algo de esperarse al ir de compras es que llegarás a casa con muchas de las cosas que tenías en agenda comprar... así como otras que no tenías ninguna intención de llevarte. En una columna publicada por The Huffington Post, el profesor de psicología Art Markman explica que hay ocasiones en que comprar unas cuantas cosas de más no es problema, pero otra veces estos impulsos pudieran acarrear consecuencias. Por ejemplo, si deseas ahorrar, comprar de manera impulsiva pudiera acabar con lo que tienes en el banco. A continuación compartimos sus tres recomendaciones. El primer consejo para evitarlo: siempre que vayas de compras, lleva una lista contigo. Estudios han demostrado que quienes llevan consigo una lista con los artículos que necesitan, son menos propensos a llegar a la casa con mercancías adicionales. El segundo consejo: trata siempre de hacer tus compras en efectivo en vez de pagar con tarjeta de crédito. En un estudio publicado en junio de 2011 por el Journal of Consumer Research, los investigadores encontraron que quienes hicieron sus compras en el mercado con tarjeta de crédito tenían mayor propensión a comprar más comida chatarra que quienes pagaron en efectivo. El estudio demostró que pagar en efectivo disminuye el número de compras impulsivas. Y la tercera sugerencia es ir a la tienda con la compañía de un amigo o amiga. La razón por la cual es una buena idea es porque un amigo que sólo está ahí para acompañarte no se verá tan envuelto con el artículo que deseas comprar como lo estás tú, por lo que puede servirte como tu voz de la conciencia. Pon en práctica estos tres consejos y verás una gran diferencia en tu economía.