Taylor Swift apuesta por el pop desde NY

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images for CBS Radio Inc.
    La cantante, quien lanzó su disco completamente pop este lunes, se presentó recientemente en Los Ángeles.

    NUEVA YORK.- Cuando Taylor Swift lanzó en 2010 su disco ganador del Grammy cargado de banjo, "Mean", hubo muchas personas que criticaron a la veinteañera y ella respondió contraatacando.

    Cuatro años más tarde, Swift dijo que ha crecido y pudo escribir su nuevo sencillo "Shake It Off", sobre personas que la señalan, desde una perspectiva nueva.

    "A todos nos rompen el corazón, todos estamos en construcción, a todos nos decepcionan, todos sentimos alegría, todas esas emociones, pero lo que he notado es que incluso cuando siento la misma emoción, lo proceso y lo siento diferente que antes", dijo la cantante en una entrevista la semana pasada. "Y creo que ese es uno de los factores de crecer, pero estoy muy orgullosa de la forma en la que ha ocurrido".

    Todas las señales apuntan a un crecimiento en Swift, quien lanzaría su quinto álbum "1989" el lunes: Ha dejado atrás sus raíces country, para hacerse totalmente pop, se mudó a Nueva York y no ha pensado en tener un novio en casi dos años.

    "Me parece hermoso estar enamorado. Si estás en una relación buena es maravilloso, pero estás incluyendo los sentimientos de alguien más, su horario, su opinión y prioridades, en tus propios sentimientos, horario, pensamientos, opiniones, prioridades. Y en el último año y medio eso no ha sido algo que me interese", dijo.

    "1989" es pura diversión pop, con ritmos pegajosos y momentos épicos como en "Shake It Off" y "Bad Blood", pero también tiene puntos más tranquilos como "Clean", con Imogen Heap. Este es un sonido que resuena con los admiradores de Swift, si tomamos en cuenta una sesión reciente en su apartamento de Nueva York como indicador.

    Swift invitó a 89 admiradores a su acogedor hogar en Tribeca para conocer un adelanto de "1989". El grupo ferviente de chicas, chicos (y mamás) corrió a sentarse sobre cojines en el piso cuando Swift tomó asiento frente a ellos. Una niña no podía dejar de temblar.

    "Me preocupa un poco que tiembles", dijo Swift a la chica rubia, a la que saludó con la mano para calmarle los nervios.