Rabioso ex de Olga Tañón

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Juan “Igor” González, ex esposo de Olga Tañón y ex jugador de Grandes Ligas, tronó contra la merenguera luego de que ésta presuntamente le pidiera en adopción a la hija de ambos para que su actual pareja le dé su apellido.

    González reaccionó furioso ante la alegada petición y se expresó en el programa Dando Candela de Telemundo Puerto Rico.

    “Ésa es mi hija, yo también la quiero, lo que pasa es que cuando uno tira piedra y esconde mano, qué fácil es irse a hablar por la espalda y hablar de los demás”, reaccionó el ex astro de béisbol, natural del pueblo de Vega Bajas, Puerto Rico.

    “Me explico, ésta no es la primera vez que esto sucede. En dos ocasiones la abogada de la cantante se ha comunicado con mi abogada y quiere que yo la dé en adopción y que yo no tenga que pasar más pensión. Pues mira, el peso mío no es pasar la pensión. Lo que pasa es que yo he ido en un sinnúmero de ocasiones al tribunal para yo poder ver a mi hija porque ella se cree que ella la hizo y que la parió y jamás, para que lo sepa el pueblo de Puerto Rico, no he tenido la oportunidad de ir ni de mi casa a la esquina con la hija mía siendo el padre de esa joven”, dijo en tono molesto.

    La idea sería que el deportista ceda a su hija para que el esposo de Tañón, el productor Billy Denizard, se convierta legalmente en tutor de la joven.

    Uno de los momentos más candentes de la entrevista ocurrió cuando el ex pelotero habló de un dinero adicional que acordó darle a la Mujer de Fuego, aparte de la pensión alimenticia, para los gastos de las terapias que debía recibir Gabriella Marie González Tañón, de 16 años, y quien padece el extraño síndrome de Sebastián.

    “Ella tenía que devolver los recibos de las terapias. La señora Tañón lo hizo los primeros tres meses y por más de 10 años se le olvidaron, pero a mí no se me olvidan porque ese dinero lo sudé yo”, tronó quien obtuvo en dos ocasiones el premio del Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

    “Como ahora ella me tiene que devolver más de un cuarto de millón de dólares y no los tiene pues entonces quiere ese acuerdo: que yo la dé en adopción, que no me pague el dinero, y que yo no pague más pensión”, añadió.

    “Mi hija no es un objeto que se regala”, dijo. “A mi hija no se le pone precio”. Las expresiones rabiosas tambiés se dejaron ver cuando dijo de la artista que “Esa señora tiene que (mostrar) más respeto para ella misma. Ella no se respeta a ella misma. Yo sí” y se quejó de que “aquí el que la puede tener bien soy yo pero ella le quiere poner el apellido de ese bobo criao que tiene”, en referencia a Denizard, esposo de la artista.