No sólo se juega en Las Vegas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    El príncipe Enrique fue protagonista de un reciente escándalo en Las Vegas.

    LAS VEGAS - Lo que pasa en Las Vegas... no se queda en Las Vegas. Todos han visto los anuncios publicitarios que dicen que cualquier cosa es posible en esa ciudad, pero parece que el dicho es sólo un eslogan de mercadeo. El príncipe Enrique de Inglaterra, cuyas fotografías desnudo le dieron la vuelta al mundo después de una noche de parranda en Las Vegas, no está solo. Todos pueden ser víctimas, especialmente cuando las cámaras están en cada celular y el Facebook está a un clic de distancia. En septiembre de 2010, tras un concierto en el club nocturno Wasted Space de Hard Rock, un cliente se dio cuenta que Bruno Mars se estaba tardando demasiado en el baño acompañado de una bolsa de polvo blanco. Un guardia de seguridad confrontó al cantante al salir y Mars terminó sentenciado a servicio comunitario por un cargo por cocaína justo cuando su canción "Just the Way You Are" ascendía en las listas de popularidad. Ese mismo año un policía detuvo el auto que conducía Paris Hilton después de notar una "traza" de humo de marihuana saliendo de las ventanas. Una vez dentro del hotel Wynn de Las Vegas, Hilton metió la mano a su bolso de Chanel para sacar un bálsamo labial pero terminó tirando una pequeña bolsa de cocaína frente a un policía. La celebridad le dijo a las autoridades que la bolsa no era suya y que pensaba que era goma de mascar.

    Britney Spears caminó rumbo al altar con jeans y una gorra de béisbol en Las Vegas en 2004. La estrella pop despertó junto a su amigo de la infancia y decidió que su idea de "hasta que la muerte nos separe" se reduciría a 55 horas de matrimonio. En el caso del príncipe sus fotografías durante un aparente juego de billar por prendas abrazando a una misteriosa mujer sin ropa llevaron a que su oficina confirmara que Enrique aparecía en las imágenes. La oficina rechazó hacer otras declaraciones.