Exitoso largometraje cubano llega a Nueva York

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    El popular Festival de Cine de La Habana en Nueva York comienza con "Habanastation", ópera prima del cubano Ian Padrón, que, tras haber logrado varios premios, llega a la Gran Manzana para presentarse junto a más de cuarenta filmes de trece países.

    Padrón aseguró estar "viviendo el momento", la "felicidad" del éxito de su primer largometraje, que debutó el año pasado en Cuba y que ganó el premio a la Mejor Película de Ficción del Festival de Traverse City en Michigan, organizado por el cineasta norteamericano Michael Moore.

    El filme de Padrón, que se había dado a conocer por sus documentales y dirección de vídeo clips, ganó también el premio a la mejor Opera Prima en el concurso Caracol en Cuba, y el galardón especial del jurado del 21 Festival Internacional de Cine para Niños de El Cairo este año.

    Para Padrón, que dice que nunca imaginó el éxito que le supondría su ópera prima, lo más que le ha impactado de su proyecto "es ver llenas las salas de cine" en su país.

    "Se calcula que más de un millón de cubanos la han visto de forma oficial o 'pirata', que es la tercera parte de la población. Es algo muy grande y un verdadero orgullo para todos los que hicimos la película", afirmó Padrón, cuyo filme compite, junto a otras once películas en Nueva York por el Havana Star Prize en la categoría de ficción.

    "Habanastation", que representó a Cuba en la competencia por las nominaciones a los premios Oscar 2012 en la categoría Mejor Película Extranjera, narra la historia de dos niños cubanos de ámbitos sociales y económicos diferentes que por accidente pasan un día juntos y confrontan sus realidades.

    El filme fue elegido para inaugurar la décimo tercera edición del Festival de La Habana, algo que para el cineasta, de 35 años, es "una especie de reconocimiento" a su película. Considera que el largometraje es un ejemplo del trabajo de una nueva generación de cineastas que en los próximos diez años habrán provocado cambios en esa industria en su país.

    "Hay una generación de realizadores que se ha ganado el respeto de las instituciones culturales y que están haciendo cine bastante universal, que se puede ver fuera de Cuba. Y eso está cambiando, porque los temas son distintos, así como la manera de producir y por la libertad a la hora de trabajar", explicó.

    "Creo que 'Habanastation' es una película que está hecha en esa vertiente de esa nueva generación que en los próximos diez años cambiaran un poco el cine", argumentó el director, quien cree que su cinta ha calado en el público porque trata el tema universal de las diferencias sociales.

    Destacó la actuación de los niños Andy Fornaris y Ernesto Escalona, del grupo de teatro cubano La colmenita, quienes "lo hicieron muy bien y lograron la empatía con el público".

    "También está el tema de la educación de los niños y la eterna pregunta de qué necesitan para ser felices: si las cosas materiales o las espirituales. La película permite además al público publico hacer un viaje a la Cuba de, con sus virtudes y defectos", señaló.

    Padrón, hijo de uno de los cineastas más reconocidos y populares de Cuba, Juan Padrón, quien creó el icónico animado "Elpidio Valdés" y otros largometrajes del género como "Vampiros en La Habana", admite que el éxito del largometraje supone un reto de cara a su próximo trabajo y adelanta que aún no hay nada concreto.

    "Imagino que todo el mundo piensa que la próxima tiene que ser tan taquillera como la anterior. No tengo la menor idea de cómo será la segunda. Por lo pronto, estoy viviendo la felicidad que me ha dado ésta y sabiendo que pudiera ser la única vez que uno logra comunicarse con el público, que es muy mágico", afirmó Padrón.

    "Uno puede pensar que hizo una película que le va a gustar al público y no lo logras, y a veces ni lo piensas, como en este caso, que estaba aprendiendo a hacer una película (Habanastation) que le ha ido bien con la gente, que se han reído y llorado con ella. Ojalá y no sea la única vez", argumentó Padrón.

    El cineasta escribió el guión de esta cinta junto a su compatriota Felipe Espinet, radicado ahora en Miami y con el que espera volver a trabajar.

    "Hemos estado pensando en hacer otras cosas, pero todavía no tenemos nada en concreto. Somos amigos. Sería bueno volver a tratar. Tenemos muchas ideas y veremos si logramos llevarlas a cabo, porque el problema de los cineastas es conseguir el dinero para hacer sus sueños realidad", indicó Padrón, quien espera "hacer dos o tres" filmes de ficción antes de realizar otro documental.

    El director es seguidor de los Yankees y espera aprovechar su visita a Nueva York para visitar el nuevo estadio del famoso equipo.