En peligro el negocio de la televisión

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Cada vez hay más gente que deja de ver televisión.

    Por primera vez en dos décadas el número de hogares con al menos un televisor ha declinado, reporta la revista "Time". ¿Qué representa este descenso para los anunciantes y programadores? La publicación explica que, de acuerdo a los reportes de la revista de negocios "BusinessWeek", más y más norteamericanos están apagando sus televisores, uniéndose de esta manera a una tendencia: unos 58,000 clientes cancelaron su servicio de televisión por pago en el segundo trimestre de 2011, lo que representa el mayor descenso hasta el momento. Inclusive, muchos han decidido vivir sin televisor por completo. Se calcula que el número de hogares con un televisor ha caído en un 1%. No parece mucho; después de todo, 114.7 millones de hogares cuentan con televisor. Sin embargo, es la primera caída de esa magnitud desde 1990. La audiencia tradicional de televisión ha declinado sustancialmente entre jóvenes adultos, y esto no pinta un buen futuro para la televisión. Este descenso se ve más en ciudades universitarias, como Boston (Massachusetts), Madison (Alabama) y Austin (Texas), llenas de estudiantes y alumnos de post-grado. Han sido estos jóvenes quienes mayormente se han liberado de su cuenta mensual de cable, no solamente por la mala situación del mercado laboral y debido a que deben cortar gastos, sino porque ahora tienen la oportunidad de encontrar vías de entretenimiento por Internet de manera gratuita o a un bajo costo. Si el número de televidentes cae de manera abrupta, las ganancias generadas por los anuncios de televisión van a reducirse, incluso cuando los anunciantes están pagando un precio más alto por cada televidente. Para mantener el lucrativo motor de la televisión funcionando, los programadores tendrán que buscar maneras de atraer a la audiencia para que se mantenga conectada, lo que es cada vez más difícil en esta era en la que hay tanto que ver, y cuando muchas de esas opciones no son únicamente baratas o gratis, sino también libres de anuncios.