El modelito de Justin Bieber en el basket

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    El cantante Justin Bieber en el juego de los Heat de Miami contra los Pacers de Indiana.

    Cadenas y reloj de oro, pantalón y camiseta de cuero y una gorra en tonos azules que no combinaba con nada, fueron el outfit escogido por Justin Bieber para asistir al partido de los Miami Heat contra los Indiana Pacers.

    Llegados a este punto, poco importaba ya el resultado del partido o quién brillaba más en la cancha porque los destellos de los complementos de Bieber que salían de la primera fila, eclipsaron la magia de los tiros de Le Bron o Wayne.

    La única cosa con la que combinaba su vestimenta era con la amiguita que trajo para ver el partido y el guardaespaldas que tuvo parado a sus espaldas durante todo el encuentro (unas tres horas y media de juego), que solo se movió para proveer con botellines de agua al sediento Bieber.

    Ya sabemos que el cuero es una prenda de invierno y que suele dar bastante calor en climas de verano o ambientes cerrados. ¿Sería eso lo que le dio sed al cantante?

    Mientras el juego continuaba en la cancha, la atención seguía en la primera fila con cada movimiento que hacía Bieber. Y llegó el momento de apagar su sed. El joven es especial hasta para beber agua.

    Con tal de no fastidiar su outfit, Bieber no mueve la cabeza ni el brazo sino que va girando la botella a medida que va bebiendo. Se trata de todo un profesional sin duda.

    El modelito imposible quedaba complementado con unas gafas que no se sacó en todo el partido, quizás porque las cadenas de oro, que le podrían dar torticolis, le hacían reflejo y no le dejaban disfrutar del partido.

    De este evento se podrían sacar varias conclusiones: uno, Bieber no tiene buenos asesores de moda o alguien le dijo que estaba ideal para una tarde de baloncesto, y dos, el cantante tiene una buena autoestima que le permite presentarse de esta guisa en público y salir airoso.