El "regalo" de Londres a Kate Middleton

Guillermo y Catalina aguardan el nacimiento de su primer hijo, cuyo sexo se desconoce, y que ocupará el 3r puesto en la línea de sucesión.

El "regalo" de Londres a Kate Middleton
Crédito: Getty Images
Por EFE 16 de agosto de 2014

LONDRES- Las fuentes de la plaza de Trafalgar en Londres y otros puntos emblemáticos de la capital se iluminarán en cuanto nazca el bebé de los duques de Cambridge, algo que podría suceder en cualquier momento, indica el dominical "The Sunday Times".
El príncipe Guillermo y Catalina aguardan el nacimiento del que será su primer hijo, cuyo sexo se desconoce, y que ocupará el tercer puesto en la línea de sucesión a la corona británica, después de su padre y de su abuelo, Carlos de Inglaterra.
Frente a una enorme expectación por la llegada del apodado por los medios "bebé real", el hospital St Mary de Londres, donde se prevé que vaya a nacer el hijo de los duques, es desde hace más de dos semanas un hervidero de periodistas y reporteros gráficos.
Cuando el esperado momento llegue, Londres celebrará por todo lo alto el nacimiento del "bebé Cambridge" -como se le conocerá hasta que tenga un hombre- y el ayuntamiento de la capital británica ha ordenado que las fuentes que adornan la emblemática plaza de Trafalgar se iluminen en rosa o azul, dependiendo del sexo del futuro heredero al trono.
Eso mismo ocurrió en noviembre de 1948, cuando nació Carlos de Inglaterra mientras que en agosto de 1950, el nacimiento de la princesa Ana fue anunciado en el estadio de cricket de Oval.
Según apunta hoy el citado rotativo, también se iluminarán otros puntos icónicos del ciudad cuando llegue el bebé e Guillermo y Catalina, como la Noria de Londres, aunque de los colores patrióticos rojo, blanco y azul.
Como parte de los festejos previstos, desde la Torre de Londres se escuchará un saludo de cañones para recibir a la nueva incorporación a la familia real británica.
Y por si alguien no se enterara de la llegada del bebé, la noticia se anunciará en una pantalla gigante colocada en lo alto de la BT Tower de la capital, instalada en 2009, y desde donde se fueron contando mil días hasta que se inauguraron los JJOO de 2012.
Desde esa torre también se conmemoró la boda real entre Guillermo y Catalina y el Jubileo de Diamantes -60 años en el trono- de la reina Isabel II de Inglaterra.
En los últimos días, la duquesa ha dividido su tiempo entre la residencia de sus padres en Bucklebury (Berkshire) y su domicilio oficial en Londres, el palacio de Kensington mientras que su esposo, Guillermo, se encuentra de excedencia de un año de sus tareas como piloto de búsqueda y rescate.