Corea del Norte detrás de ataque a Sony

Corea del Norte detrás de ataque a Sony

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Telemundo

    LOS ÁNGELES - Autoridades federales estadounidenses han logrado establecer un vínculo entre el ciberataque a Sony Pictures Entertainment y el gobierno de Corea del Norte, según han podido saber este jueves las cadenas de televisión NBC y CNN y a falta de confirmación oficial.

    Las fuentes citadas por esos medios indicaron que el acto de piratería informática se originó fuera de ese país asiático pero fue ordenado por el régimen de Kim Jong-un, el mismo que hasta ahora había negado tener algo que ver.

    Se espera que los resultados de la investigación sobre el ataque en el que se robaron datos personales de todos los empleados del estudio Sony, así como contenido de correos electrónicos y hasta cinco películas, se hagan públicos durante los próximos días.

    Si se confirma la autoría de Corea del Norte, se ratificaría que el ataque sería en respuesta al filme "The Interview", que fue calificado por el gobierno norcoreano como un "acto de guerra".

    La película es una comedia de Seth Rogen y James Franco sobre un complot estadounidense para acabar con la vida del dictador norcoreano Kim Jong-un.

    El martes, un grupo denominado Guardians of Peace, responsables del ciberataque el 24 de noviembre, emitió un comunicado en el que advirtió de que sembrará el terror en los cines que ofrezcan el filme y comparó su plan con los atentados del 11 de septiembre de 2001.

    Esa amenaza terminó por lograr su objetivo y este miércoles Sony anunció que cancelaba el estreno de "The Interview" previsto para el 25 de diciembre en EE.UU., justo después de que las principales salas de cine del país eliminaran el largometraje de su cartelera navideña para prevenir problemas.

    Las autoridades estadounidenses no han hallado evidencias de que exista un plan para atentar contra "The Interview", cuyo preestreno transcurrió sin incidentes en Los Ángeles el pasado 11 de diciembre.

    "Sony Pictures ha sido víctima de un asalto criminal sin precedentes contra nuestros empleados, nuestros consumidores y nuestro negocio. Quienes nos atacaron buscaron destruir nuestro espíritu y nuestra moral, todo para aparentemente frustrar el debut de una película que no les gusta", comentó Sony.