Casual look: no todo vale

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    Muchos hombres hacen una interpretación particular de lo que es un “look casual”. En esta interpretación llaman “casual” a la primer prenda que se pusieron y con la que tienen pensado salir a la calle, incluso a buscar a su novia. La apariencia en estos casos depende más de su pereza que de sus ganas de vestir bien.

    El look casual implica que tu ropa, previamente combinada, desprenda una estética de naturalidad en la que resalte tu estilo personal. Es decir: eres capaz de parecer elegante y trendy sin necesidad de usar una chaqueta y corbata.

    A continuación compartimos contigo algunos tips para diferenciar lo que es simple “Horror” de lo que es un “look casual”.

    El Jogging. Puedes utilizarlo si eres atleta olímpico, si acabas de salir del gimnasio o si estás ayudando a tu madre a mover unos muebles. Queda prohibido –incluso por la convención de Ginebra- para pasara a buscar a tu novia, dar una vuelta por el centro comercial o para salir a pasear por el barrio.

    Sucio no es “Casual”. Tu pantalón con machas y agujereado no es casual ni una obra de arte Pop que merezca ser expuesta en un museo. La finalidad de la ropa no es acompañarte hasta el final de tus días. Llegará un día, después de un año o dos, en que quizás debas considerar botarla a la basura. Eso incluye a tu pijama roído y a tus medias con agujeros también.

    Arcoíris aberrante. Si no tienes ganas de dedicarle unos minutos a combinar tu ropa y probártela frente al espejo antes de salir, no trates de convencernos de que esos colores absolutamente incompatibles son “in”: Pantalones cuadriculados, camiseta roja y una chaqueta gris con zapatillas tenis. Pareces una retransmisión de la MTV de los 80´s.

    Ropa grande. Una cosa es que tengas un ligero look rapero, otra cosa es que lleves ropa tan grande que quedes ridículo. Con esos pantalones que se te caen hasta la rodilla pareces salido de un anuncio de reducción de peso. No exageres.

    Marcando músculos inexistentes. Una camiseta ajustada sin mangas le puede quedar de lujo a una persona musculosa. Pero si tienes unos kilos de más quizás no sea la combinación que más te favorezca. Una camisa simple de un color pastel puede realzar mucho más tu personalidad en un caso así.

    El exceso. Claro que puedes darle una nota de color a tu look: unas gafas de colores, un pañuelo al cuello, algo de bijouterie masculina, unos pantalones gastados a propósito. Pero lo cierto es que si usas todo eso al mismo tiempo quedará claro que quieres llamar la atención y pasarás de “casual” a reina de carnaval.

    Si no estás muy convencido de esforzarte para mejorar tu look, hazlo al menos por tu chica, de seguro que ella estará agradecida.