Almodóvar aconseja al papa sobre matrimonio y celibato

El cineata quiere "jaque mate" para el celibato y nuevas formas de matrimonio.

Cineasta Pedro Almodóvar
Cineasta Pedro Almodóvar
Crédito: EFE
Por EFE 28 de julio de 2014

Roma - El director español Pedro Almodóvar presentó hoy en Roma su última película, "Los amantes pasajeros", una ocasión que sirvió a los periodistas para preguntarle sobre la reciente elección del papa Francisco I, quien, en su opinión, debería aceptar otras formas de matrimonio y dar "jaque mate" al celibato.


Durante la comparecencia ante los medios a algo más un kilómetro de la plaza de San Pedro del Vaticano, Almodóvar señaló que la Iglesia Católica, antes de la llegada del nuevo papa, "se había quedado muy atrás", y por ello dijo "atreverse" a darle unos consejos al nuevo pontífice para que esa situación cambie.


"Primero que, por favor, eleve a la mujer a la misma categoría del hombre (...) Hay muchas instituciones y muchas culturas que denigran a la mujer, pero en esta parte del mundo creo que la Iglesia es una de las instituciones que no corresponden a la mujer con la función que tienen en la sociedad. Por favor, que haya igualdad entre sacerdotes y sacerdotisas", comentó el director.


"El segundo consejo es 'fuera el celibato', 'jaque mate al celibato', porque primero desaparecería una de las grandes lacras de la Iglesia, que son los acosos sexuales, y después que de una vez que los curas y las monjas conozcan la realidad del sexo y la convivencia con otras personas eso les acercará al resto de las personas", agregó.


Y sobre las informaciones que han aparecido en medios españoles sobre una posible pasividad que el papa Francisco I pudo mantener cuando era sacerdote frente a la dictadura de Argentina, país del que es originario, el cineasta se mostró prudente.


"Vamos a darle la oportunidad de que haga algo para luego criticarle. Lo único criticable sería lo que ha hecho, su aparición en el balcón (de San Pedro) y no lo he visto (...) Con respecto al futuro, no podemos hablar, porque no lo sabemos, pero, claro, este hombre tiene un pasado. Todos tenemos un pasado, el papa también", afirmó.


"Desgraciadamente creo que es un papa continuista y creo que esa es una mala noticia. No me extiendo, porque esta ciudad tiene el Vaticano dentro y estoy aquí por otras razones, pero el gran reto de la Iglesia es convertirse en una Iglesia contemporánea, en una Iglesia que represente la vida misma", agregó.


El cineasta español, quien hoy estuvo acompañado de los actores Miguel Ángel Silvestre, Carlos Areces y Blanca Suárez, que forman parte del reparto de su película, fue más allá y pidió que la Iglesia "normalice" las relaciones de todo tipo, porque se debería tener acceso al matrimonio en "todas las combinaciones posibles".


Almodóvar abordó además la actual situación de crisis política y económica que vive España, en relación a las supuestas alegorías que su último filme, que narra la historia de un avión con dificultades para aterrizar, tiene con el momento que vive su país.


"La situación española es la peor desde el inicio de la democracia. No soy una persona nostálgica, pero sí recuerdo la libertad, la explosión de libertad que hubo en los años ochenta y sí la echo de menos, la echamos muchos de menos", dijo el cineasta.


"La película es una metáfora bastante clara de la situación que vive la sociedad española. Este viaje sin destino, dando vueltas en elipse con la necesidad de un aterrizaje de emergencia que tiene peligros. En la realidad ese aterrizaje lo malo es que no sabemos aun sobre qué pista ni cuándo se aterrizará, ni quién comandará el viaje ni si tendrá la habilidad de hacerlo", añadió.


Almodóvar dijo que cree que el escenario de ingobernabilidad abierto en Italia tras las recientes elecciones generales podría darse también en España ahora si hubiera elecciones, aunque no sería del todo igual porque no hay un Beppe Grillo español.