Agridulce regreso musical de Thalía

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Aquí puedes ver como el rostro de esta actriz y cantante ha brillado desde su lanzamiento.

    A pocos días de dar a conocer el vídeo musical en el que colabora con la italiana Laura Pausini, la diva mexicana Thalía presentó el martes el tema “Por lo que reste de vida”, primer sencillo en promoción de su próxima producción discográfica.

    La canción continúa la línea romántica que la también actriz comenzó a experimentar en el 2009 con su disco en directo, “Primera fila”, que continuó con “Habítame siempre” (2012).

    Tras darse a conocer el tema, los comentarios en las redes sociales no se hicieron esperar.

    Unos alabaron la naturaleza romántica de la canción, así como la interpretación vocal de Thalía.

    Mientras, otros seguidores de la cantante se mostraron decepcionados, principalmente porque esperaban que la artista retomara su naturaleza pop bailable, que dejó de lado hace más de cinco años. Igualmente, hubo quienes señalaron que “Por lo que reste de vida” no aporta nada nuevo a su carrera.

    Y es que durante sus 24 años como solista, Thalía ha experimentado drásticos cambios musicales.

    Tras abandonar el grupo Timbiriche, a principios de los 90 lanzó sus primeros tres álbumes, en los que experimentó con el rock y mostró una imagen de vanguardia y muy sensual.

    Luego, en 1995, se dio a conocer internacionalmente con el álbum “En éxtasis”. Fue con ese proyecto, y los subsiguientes “Amor a la mexicana” (1997) y “Arrasando” (2000), que guiada por Emilio Estefan, Thalía experimentó con sonidos de pop latino, género con el cual logró sus más grandes clásicos, como la inolvidable “Piel morena”.

    Para los discos “Thalía” (2002) y “El sexto sentido” (2005), la intérprete se juntó con el productor colombiano Estéfano para crear éxitos de pop bailable como “Tú y yo”, “A quién le importa”, “Amar sin ser amada” y “Seducción”, que la mantuvieron vigente en las listas de popularidad.

    Durante ese periodo, en el 2003, lanzó su producción en inglés, en la que experimentó con sonidos urbanos, y recibió comparaciones con Jennifer López. Los resultados no fueron muy alentadores, y la artista desistió de continuar el llamado “crossover”.

    En el 2008, Thalía volvió a las manos de Emilio Estefan para intentar la fórmula que les dio el éxito anteriormente. Así, se produjo el disco “Lunada”, que tuvo resultados desastrosos a nivel comercial.

    Fue entonces cuando la cantante se transformó una vez más y adoptó un estilo más conservador de baladista que ha encantado algunos. “Primera fila”, en particular, tuvo una excelente recepción por parte del público.

    Sin embargo, hay quienes se han decepcionado luego de que Thalía, al parecer, no pretende abandonar el terreno de las baladas y regresar al pop que la convirtió en un ícono de la música latina.

    Si estás utilizando un teléfono celular o tableta, y no puedes ver el vídeo, oprime este enlace.