Real Madrid le gana con lo justo a Granada

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Karim Benzema, del Real Madrid, la mete con la cabeza adentro del arco de Granada.

    La avalancha de goles que iluminaba los precedentes del Real Madrid se estancaron con la visita del Granada, que dejó en evidencia por momentos la estrategia de Rafael Benítez, en una jornada que recuperó el pulso del Atlético de Madrid y llevó la zozobra a Mestalla.

    Entre Keylor Navas y Karim Benzema el conjunto blanco salió del apuro. Fernando Torres y Ángel Correa revitalizaron al rojiblanco. Joaquín regresó a Valencia para auxiliar al Betis y mostrar la impotencia del conjunto de Nuno frente un rival con diez.

    La Real Sociedad sigue sin conocer la victoria. No levanta cabeza el equipo de David Moyes, que se diluyó poco antes del descanso, cuando perdió su ventaja ante el Espanyol, y a su portero, el argentino Gerónimo Rulli, por expulsión (2-3). Cae a puestos de descenso.

    Un solitario gol de Karim Benzema dio la victoria al Real Madrid ante el Granada, que planteó un choque atrevido en el Santiago Bernabéu y estuvo cerca de arañar un punto ante un rival que chocó con el muro de Keylor Navas, otra vez muy acertado en los momentos clave de los partidos del conjunto blanco.

    El destino del choque no premió como debía al conjunto de Jose Ramón Sandoval, que planteó un partido muy valiente, osado. Con sus líneas muy adelantadas y una presión firme y continua sobre su rival.

    El Real Madrid jugó con fuego y casi se quema. Un tanto marcado por el francés Youssef El-Arabi, invalidado por fuera de juego, debió subir al marcador. El anotado por Karim Benzema, dado por válido, deja dudas sobre la posición de Isco Alarcón, el que puso la pelota en la cabeza del francés para llevarla a la red.

    En cualquier caso, la función que protagonizó el conjunto de Rafael Benítez nada tuvo que ver con los últimos paseos que disfrutó ante el Betis, el Espanyol y el Shakhtar Donetsk. No hubo tarde sencilla frente al Granada, que fue el equipo que más dañado abandonó el Santiago Bernabeu en la temporada pasada (9-1). El Real Madrid acabó echando un ojo al reloj.

    Sin juego, fue un simple detalle el que le otorgó un nuevo triunfo al conjunto de Benítez, alzado de forma provisional en la cima de la tabla a expensas de que el Barcelona cumpla la visita del Levante al Camp Nou.

    Después, en Ipurúa, un golpe de mano de Diego Pablo Simeone cambió el devenir rojiblanco ante el Eibar, que encajó su primera derrota de la temporada (0-2).

    El argentino Angel Correa y Fernando Torres impulsaron al Atlético. Ambos, recursos que el preparador buscó en el banquillo, firmaron los goles que sentenciaron el partido en el segundo acto. El colombiano Jackson Martínez y el argentino Luciano Vietto fueron los sacrificados.

    Pero la jugada le salió redonda a Simeone. A Correa le bastó un minuto para marcar a pase de Torres. En el segundo los papeles se invirtieron. Y el sudamericano propició el tanto del madrileño.

    El equipo madrileño da continuidad así a una buena semana, que comenzó con otro triunfo a domicilio, en la 'Champions League', ante el Galatasaray. Suma 9 puntos y mantiene firme su candidatura en la larga pelea por el título.

    Por su parte, los guipuzcoanos perdieron su primer partido en la presente campaña ante un rival que demostró su calidad en ataque y se quedan con 7 puntos en una buena posición.

    El Valencia no termina de carburar y su afición se impacienta. Cánticos de 'Nuno vete ya' terminaron por agitar la grada que contemplaba como el Betis, que jugó todo el segundo tiempo
    con diez tras la expulsión de Ceballos en el minuto 47, sumó un punto en Mestalla a base de orden y concentración. El equipo valenciano se mostró plano y sin ideas. No encontró cómo crear peligro ante la meta rival a pesar de su completo dominio territorial.

    Desde el principio demostró el Valencia que no atraviesa un buen momento y el Betis que tenía claro el partido que quería plantear, con un esquema que fue capaz de mantener incluso en la segunda mitad cuando jugó con un hombre menos.

    El descontento también invadió las gradas de Anoeta, que padecieron una nueva decepción y que transita por el arranque del curso sin conocer la victoria (2-3).

    El cuadro de David Moyes, que se adelantó pronto, con el gol de Imanol Agirretxe a los veinte minutos, se difuminó al borde del descanso, con la acción clave que marcó el partido. El meta argentino Gerónimo Rulli trabó a Marco Asensio dentro del área. Fue expulsado el portero y Gerard Moreno estableció el empate desde los once metros.

    Con superioridad el Espanyol fue mejor tras el descanso. Un triunfo balsámico para el cuadro de Sergio González después del sonrojo padecido una semana atrás ante el Real Madrid. El chileno Enzo Roco consumó la remontada visitante aunque a base de coraje recuperó el pulso con el tanto del brasileño Jonathas. Pero a continuación, en el último minuto, el paraguayo Hernán Pérez premió con los tres puntos al combinado barcelonés.

    La cuarta jornada se inauguró el viernes, en el estadio Alfonso Pérez de Getafe, que presenció como un solitario tanto del serbio Stefan Scepovic daba la primera victoria de la temporada al conjunto 'azulón', que ganó 1-0 al Málaga para salir del descenso y meter en un problema al cuadro andaluz, incapaz de marcar un solo gol en lo que va de Liga.