Xavi se despide del Barca: jugará en Catar

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

     BARCELONA - El capitán del FC Barcelona, Xavi Hernández, abandonará al final de temporada el club catalán tras llegar a la conclusión de que es "el momento" de irse, después de 17 temporadas, y firmará con el Al-Sadd catarí, aunque ha asegurado que volver al Barça es su "objetivo".

    Xavi se despide del Barca: jugará en Catar

    Xavi se despide del Barca: jugará en Catar
    "Confirmo mi salida del Barcelona. Es una decisión definitiva y difícil. No ha sido una decisión sencilla ni fácil".
    (Publicado viernes 22 de mayo de 2015)

    "Confirmo mi salida del Barcelona. Es una decisión definitiva y difícil. No ha sido una decisión sencilla ni fácil. Lo he consensuado con mi mujer, con mi familia, con los míos. Pero es el momento de marcharme", ha anunciado en rueda de prensa el jugador, que ha reconocido que le cuesta digerir no estar ya en el equipo ni sentirse importante.

     

    [Copas Mundiales de la FIFA 2015]

     

    "He hecho bien quedándome un año más en el equipo, pero no estoy teniendo minutos. Me siento útil, pero tengo que cambiar de aires", ha señalado en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva, que se ha quedado pequeña ante el alud de informadores que se han dado cita para escuchar el adiós de un mito del barcelonismo.

     

    Xavi ha explicado que en Catar le han ofrecido "un proyecto muy ilusionante" para él y su familia. Con el Al-Sadd ha firmado un contrato de dos temporadas, más una tercera opcional, y cuando cuelgue las botas tendrá la posibilidad de enrolarse en la prestigiosa Academia Aspire, "el lugar ideal" para formarse como entrenador y director técnico.

     

    En la Aspire también trabajarán sus hermanos Àlex y Òscar y su hermana Ariadna, y Xavi desempeñará, además, funciones para promocionar el fútbol en el país como embajador de Catar hasta el Mundial de 2022.

     

    [Rockets pierden segundo juego por un suspiro]

     

    "Cuando todos habláis de equipo de gala, yo ya no aparecía allí, y eso ha sido un hándicap para mí. Me ha costado asumirlo, pero he tirado de humildad para seguir trabajando y pensar únicamente en el colectivo", ha explicado sobre los motivos de su marcha.

     

    Su cabeza y su físico le han dicho que era el momento de irse. "No tanto el corazón, porque soy muy culé y tengo un sentimiento bestial por este escudo", ha apuntado.

     

    Casi tan culé como su madre, Maria Mercè, a quien le ha ocultado que, hace una semanas, el Barça le ofreció la renovación hasta 2018. "La hubiéramos tenido", ha explicado entre risas, dejando entrever que su progenitora prácticamente le hubiera convencido para seguir.

     

    [Triángulo amoroso causó muerte de policía]

     

    Xavi ha agradecido al club esa propuesta de renovación y que le haya dejado "escoger el momento" para decir adiós. Y también a la afición, "que en los últimos partidos ha estado espectacular", ha dicho, "coreando mi nombre y pidiéndome que continuara".

     

     

    A sus 35 años, y después de casi 25 ligado a la disciplina azulgrana, ha dejado claro que es el momento de irse, pero también que regresará: "Mi objetivo principal es volver a esta casa a trabajar de entrenador o de director deportivo o de lo que sea".

     

    Además, considera que el guión de su marcha "es inmejorable, casi hecho a medida", pues el equipo tiene la oportunidad "de hacer historia consiguiendo de nuevo el triplete", siendo él el encargado de levantar los trofeos de Liga, Copa y Champions.

     

    Xavi Hernández se marcha después de haber ganado ocho Ligas y tres Liga de Campeones, que dentro de dos semanas pueden ser cuatro. Casi nada.