Un Parker imparable acaba con racha de Lakers

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    Los San Antonio Spurs se vengaron de la derrota sufrida frente a Los Ángeles Lakers a domicilio el día 11 y consolidaron su liderazgo en la Conferencia Oeste con toda una lección (91-112) en el Staples Center, liderada por un Tony Parker imparable.

    Parker firmó 29 puntos y 13 asistencias para los tejanos, que rompieron una racha de cuatro victorias seguidas de los californianos. Manu Ginóbili añadió 15 tantos y seis rebotes.

    Por los Lakers, que con esta derrota se complican la tercera plaza en el Oeste, destacaron Andrew Bynum, con 21 puntos y siete rebotes, y Pau Gasol, con 16 tantos, siete rebotes y cinco asistencia.

    La igualdad sólo reinó en la primera mitad. El dominio de Lakers en los primeros instantes llegó gracias al trío formado por Bynum, Gasol y World Peace (13-8), aunque la picardía de Parker y su superioridad sobre Ramon Sessions -11 puntos en el primer cuarto- llevaron las tablas rápidamente al choque, apoyado en los ocho tiros convertidos en diez intentos por parte de los tejanos.

    Mientras los angelinos se aferraban a la poderosa presencia de Bynum -13 puntos en el primer periodo-, el banquillo de San Antonio entró en juego con fuerza, especialmente el exjugador del Barcelona Gary Neal, quien firmó seis puntos consecutivos para adelantar a los suyos (31-37).

    Ese parcial sirvió como toque de atención y reservas como Matt Barnes y Steve Blake dieron entonces un paso adelante y se apuntaron un 8-0 hasta que los Spurs, con dos triples de Danny Green, prendieron la mecha a un tremendo parcial de 0-18 con el que hicieron pagar (45-63) las pérdidas de balón a su rival.

    Fue un auténtico recital el que firmó San Antonio justo antes de llegar al descanso, con grandes acciones de Ginóbili y un superlativo Parker, ante el que los angelinos se dieron de bruces sin encontrar respuesta alguna.

    El francés y Duncan elevaron la diferencia por encima de los 20 puntos recién iniciado el tercer cuarto (47-70).

    Lejos de tirar el partido, Gasol y Bynum -ausente de cara al aro desde el primer cuarto- se conjuraron para ofrecer una mejor imagen, algo que sólo consiguieron por momentos (58-74), ya que Ginóbili siguió imparable al contraataque y desde media y larga distancia.

    Al desolador panorama para los californianos le sumó el veterano Duncan un gran mate sobre Josh McRoberts (62-85). Mike Brown decidió que la lucha debía continuar, aunque fuera por unos minutos más.

    World Peace y Barnes pusieron ese esfuerzo, principalmente en defensa, e hicieron soñar al Staples Center durante unos minutos (77-91), pero el ataque de los Lakers se volvió a hundir sin la inspiración y distribución de balón de días pasados.

    Los últimos cuatro minutos sirvieron para ver en acción entre los angelinos a Jordan Hill, procedente de los Houston Rockets, que no jugaba un partido desde el 21 de marzo.