Ultimo adiós a Stevenson

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LA HABANA - Conmovida y con gran pesar, Cuba dio su último adiós a la leyenda del boxeo Teófilo Stevenson Lawrence, tres veces campeón mundial y olímpico, fallecido el lunes en La Habana por causa de un infarto. Mira aquí las imágenes del entierro.

    Familiares procedentes de la provincia oriental de Las Tunas, donde nació hace 60 años, dirigentes deportivos, atletas, amigos y admiradores acudieron este martes al velorio y entierro de Stevenson en La Habana, donde la despedida del duelo correspondió al presidente del Comité Olímpico Cubano, José Ramón Fernández. Ofrendas florales de Fidel Castro, de su hermano y sucesor, Raúl Castro, y del mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, se encontraban entre las enviadas al funeral del gigante campeón de los cuadriláteros. "Ningún otro boxeador amateur brilló tanto en la historia de ese deporte. Podría haber obtenido dos títulos mundiales adicionales, si no hubiese sido por deberes que los principios internacionalistas impusieron a la Revolución. Ningún dinero del mundo habría sobornado a Stevenson", escribió Fidel Castro en un breve artículo de su serie "Reflexiones" en memoria del fallecido exdeportista. Conocido popularmente como 'Pirolo' o 'el Gigante del Central Delicias', en alusión a la localidad de la provincia oriental de Las Tunas donde nació el 29 de marzo de 1952, Stevenson ganó todos los títulos de la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA). Stevenson siguió los pasos como amateur de boxeadores como Cassius Clay, George Foreman, Ken Norton o Laszlo Papp, fue campeón mundial de los pesos semipesados en 1969, pasando a la categoría máxima un año después, para proclamarse campeón del Caribe en 1970. Los primeros Panamericanos en los que participó fueron en Cali en 1971, pero logró su primer oro en estas justas en el peso completo, en México'75. Tenía entonces solo 25 años cuando se coronó por primera vez campeón olímpico en Múnich'72 y mundial, y desde entonces no dejaría de acumular títulos que le convirtieron en el mejor púgil aficionado de la historia.