Super Bowl: ¿Por qué pueden ganar los Seahawks?

Super Bowl: ¿Por qué pueden ganar los Patriots?

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    PHOENIX (Arizona) -- Se acabó el espectáculo secundario, lo que significa que Marshawn Lynch puede volver a no hablar y que hay algo que sigue siendo evidente: los Seahawks de Seattle siguen siendo la mejor defensa en la NFL.

    Y, como lo vimos el año pasado en el Súper Bowl, la defensa usualmente gana. "Tenemos a muchos jugadores de renombre, pero tú no te darías cuenta porque ellos trabajan como si fueran desconocidos", dijo el linebacker Bruce Irvin.

    "Ellos no dejan que se les suban los humos y pienso que ésa es la mayor diferencia. Los muchachos siempre vienen listos para trabajar. Pienso que eso nos separa de muchos equipos, que practicamos hasta el cansancio. Nos esforzamos al máximo durante la semana así que cuando llega el domingo, todo es más mucho fácil".

    Y ése es el reto en el intento de Seattle este domingo para convertirse en el primer equipo en una década en ganar títulos consecutivos en el Súper Bowl. Porque, no importa lo importante del papel que pueda desempeñar Lynch, si los Seahawks levantan o no su segundo trofeo Lombardi consecutivo va a ser dictado por su defensa.

    El resultado es ciertamente más complicado que cómo juegue Seattle defensivamente. ¿Se ha recuperado el equipo de su emotiva victoria en el partido de campeonato de la Conferencia Nacional?

    ¿Puede Russell Wilson pasar efectivamente contra una defensa secundaria de Nueva Inglaterra que, con Darrelle Revis y Brandon Browner, es mucho mejor que la que Wilson enfrentó de novato? Y, ¿cómo está Lynch mentalmente tras una semana en la que fue el centro de atención?

    La diferencia es que la defensa de Seattle ha demostrado que es capaz de sobreponerse a problemas para ganar partidos.

    La única evidencia necesaria es lo que hicieron los Seahawks en el partido de campeonato contra Green Bay. Tres veces en la primera mitad los Packers tomaron posesión del balón dentro de las 35 yardas de Seattle y solamente consiguieron nueve puntos en total. Esa defensa permitió a los Seahawks mantenerse lo suficientemente cerca en la pizarra para poder montar su ataque decisivo al final.

    Hay razones por las que Seattle es mencionado en la misma categoría de las legendarias unidades defensivas como las de Pittsburgh en los 70 y Chicago de los 80. Ellos han conseguido marcas estadísticas que no han sido vistas en casi 30 años. La mejor defensa anotadora. La mejor contra el pase. La mejor en general.

    Todo lo que necesitan es un nuevo título del Súper Bowl para aumentar sus credenciales. "La gente nos odia, sabes, porque cuando fanfarroneas, usualmente la gente te odia", dice el end defensivo de Seattle Michael Bennett. "Pero cuando fanfarroneas y respaldas la fanfarronada con tus resultados, la gente te odia más".

    ¿Cómo Seattle se gana un segundo título con su defensa? No permitiendo jugadas grandes. El equipo permitió apenas 39 jugadas de 20 o más yardas en toda la campaña regular y solamente 17 en los últimos ocho partidos. Y ése no es el punto fuerte de los Patriots. Nueva Inglaterra fue 26ta en la liga en jugadas ofensivas de 20 o más yardas.

    Fuerza a los Patriots a mover el balón en cortas distancias. Presiona a Tom Brady lo suficiente como para alterar su ritmo. Asegúrate que LeGarrette Blount y el ataque terrestre de Nueva Inglaterra agarren impulso. Y evita que Rob Gronkowski se apodere del juego.

    Parece mucho. Pero si lo consigue, Seattle va a estar en posición de hacer lo que ningún equipo ha conseguido antes, gracias a la forma en que han sido construidos. Son talentosos, son jóvenes. Y tienen a la mayoría de sus jugadores claves garantizados hasta al menos la campaña del 2017, con flexibilidad financiera. Parte de ese dinero extra será utilizado para un nuevo contrato para Wilson, pero habrá aún espacio para suplementar lo que Seattle tiene creado.

    Eso hace el potencial para el domingo muy único. Nunca ha habido un equipo que gane tres títulos de Súper Bowl consecutivos y eso va a ser todo de lo que se hablará para Pete Carroll y su equipo con vistas a la próxima campaña:

    PRONOSTICO: Seahawks 23, Patriots 19.