Se apaga LeBron, y pierde el Heat

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    NBAE/Getty Images
    Indiana derrota al Heat.

    Paul George comenzó a jugar a la desesperada, en busca de salvar la campaña de los Pacers. Su esfuerzo dio resultado.
    El versátil jugador de 24 años anotó 21 de sus 37 puntos en el último cuarto y se encargó casi en solitario de mantener con vida a Indiana, que superó el miércoles 93-90 al Heat de Miami para acercarse a 3-2 en la serie final de la Conferencia del Este.

    "Mi mensaje para todo el equipo es que debíamos entender que teníamos en verde la luz de nuestro semáforo", dijo el entrenador Frank Vogel. "Necesitamos ir, atacar, ser agresivos. Paul lo entendió, así lo hizo y llevó esto a un nivel de locura".
    En el sexto encuentro, previsto para el viernes en Miami, los Pacers buscarán empatar la serie. De lo contrario, quedarán eliminados.
    Hizo falta un esfuerzo titánico de George para que la serie continuara, pese a que LeBron James se metió muy pronto en problemas de faltas y anotó apenas siete puntos en 24 minutos y medio, la peor cifra de su carrera en playoffs. Sumó también dos rebotes y cuatro asistencias.
    Chris Bosh encabezó al Heat con 20 unidades, pero falló un triple que hubiera significado la ventaja en los últimos segundos, y el Heat regaló 17 balones. En rebotes, los Pacers superaron por 45-38 a los visitantes.
    Así, Miami vio al menos postergada su cuarta coronación seguida como monarca del Este.
    George acertó 12 de 19 tiros de campo en la segunda mitad, además de totalizar seis rebotes, seis robos, cinco triples y apenas tres balones perdidos en una actuación de 45 minutos.
    Indiana, que perdía por 50-41, remontó para colocar el marcador a su favor por 64-57, después de tres periodos. Luego, tuvo ventaja de incluso 11 unidades en el último cuarto.
    Los 21 puntos de George en el último cuarto fueron la mayor cantidad de cualquier jugador contra Miami en un periodo de un encuentro de playoffs. El récord anterior, de 20, fue impuesto por Michael Jordan en mayo de 1997.
    "Lo sentí, entramos en ritmo. Yo tenía que ser agresivo", dijo George. "Traté de salir y mostrarme agresivo, encontré huecos y me enraché".
    Pero una reacción de Miami en el último tramo puso la situación en 91-90 con 16 segundos por jugar. Los Pacers alcanzaron apenas a preservar la diferencia.
    Por los Pacers, el argentino Luis Scola jugó 16:46 minutos, en los que sumó seis puntos, cuatro rebotes, una asistencia y un par de faltas.