Real Madrid le pisa los talones al Barcelona

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    El delantero del Madrid igualó en cinco temporadas el récord que ostentaban D´Stefano y Telmo Zarra en el fútbol español de convertir 22 tripletas en la Liga Española.

    BARCELONA -- La clara victoria del Real Madrid sobre Barcelona por 3-1 en el estadio Santiago Bernabeu el sábado deja a los dos gigantes del fútbol español en carrera para disputar el título que se les escapó en la temporada anterior.

    Barcelona había llegado a la capital invicto y con el arco imbatido con la esperanza de un triunfo que aumentara a siete puntos su ventaja sobre el Madrid.

    En cambio, la reacción madridista asestó a Barcelona su primera derrota liguera de la temporada y cerró la diferencia a un solo punto después de nueve ruedas.

    La carrera por el título es bien reñida a esta altura del torneo. Pero los ánimos en las ciudades rivales eran un estudio de contrastes el domingo.

    El diario deportivo Marca, de Madrid, titula "Se lo comió" y el As, promadridista, proclama "¡Así, así, así!", un cántico que suelen entonar los enemigos del Real Madrid en los estadios rivales.

    Por su parte Sport resume el sentir en Barcelona con un título elocuente: "Un líder decepcionante", aludiendo a que Barcelona se fue desdibujando después que un gol de Neymar a los 4 minutos, en una jugada iniciada por Lionel Messi y resuelta por Luis Suárez con un pase de gol.

    Messi tuvo una sola ocasión clara de gol que el arquero local Iker Casillas neutralizó, y la defensa barcelonesa fue haciendo agua en la segunda etapa.

    Pero al menos a Barcelona le queda el consuelo del sólido retorno del uruguayo Suárez después de una suspensión de cuatro meses por morder a un adversario italiano en la Copa Mundial de Brasil.

    Aunque todavía no está en forma como para todo un partido, en los 69 minutos que jugó, Suárez fue la mayor amenaza barcelonesa. No solo hizo el pase de gol a Neymar al comienzo, sino también otro a Messi que el astro argentino erró por muy poco y que pudo haber sido el 2-0.

    La contextura fuerte de Suárez -en comparación con Messi y Neymar- le permitió enfrentar a los recios defensores del Madrid sin mostrar señales de fatiga pese a su alejamiento de las canchas por un cuatrimestre.

    "El resultado no nos hunde", afirmó el volante de Barcelona Xavi Hernandez. "Creemos en lo que estamos haciendo".

    Sin embargo el técnico perdedor, Luis Enrique, tendrá que dilucidar por qué su equipo aflojó en la segunda etapa, y seguramente será cuestionado por su decisión de sacar a Xavi con su equipo en desventaja 2-1 y por no haber puesto como titular en la zaga al veloz Jordi Alba.

    Madrid perdió sus dos clásicos ligueros en la temporada anterior, pero en general ha revertido la situación frente a Barcelona desde la partida del técnico Pep Guardiola en 2012.

    Bajo el mando de Guardiola, Barcelona dominó al Real con nueve victorias, cuatro empates y dos derrotas. Desde entonces, Real ha ganado cinco, empatado dos y perdido tres.

    Madrid se repuso del golpe que significó el gol tempranero de Neymar y destrozó el invicto de ocho partidos de Barcelona como también el del arco imbatido.

    Los dueños de casa desplegaron su tradicional estilo de contragolpe con una férrea disposición a disputar la posesión del balón.

    Cristiano Ronaldo anotó de penal a los 35 minutos por una torpeza de Gerard Piqué que la tocó con la mano en el área. Fue el undécimo partido consecutivo con goles del portugués.

    A los 50, Pepe de cabeza puso en ventaja al Madrid, y a los 61 Karim Benzema coronó una excelente actuación con un gol habilitado por el colombiano James Rodríguez en medio del desconcierto de la defensa rival.

    El técnico Carlo Ancelotti le acertó al reemplazar al lesionado Gareth Bale con otro volante, Francisco "Isco" Alarcón, para equiparar fuerzas con el Barca en el medio campo.

    "Vimos a un Real Madrid que también supo cómo tener la posesión de la pelota", dijo el defensor madridista Sergio Ramos. "Ellos no son los únicos que pueden pasarla. Fue un día para disfrutar. Supimos cómo manejar las fases del partido, cuándo contragolpear y cuándo tener la posición, algo a lo que ellos están acostumbrados a dominar. Y eso los lastimó mucho".

    El resultado también benefició a los otros que luchan por la punta.

    Valencia quedó a dos puntos del líder con su triunfo sobre Elche por 3-1, y Sevilla y el campeón vigente Atlético Madrid podrían acercarse si ganan el domingo.

    Pero dada la colección de talento que Real Madrid y Barcelona han amasado esta temporada, el título de la liga presumiblemente estará entre los dos poderosos que se alternaron para ganar la liga nueve veces seguidas hasta que Atlético Madrid, dirigido por el argentino Diego Simeone, les cortó la racha en el torneo pasado.