Pedro Martinez entra en el Salón de la Fama

Pedro Martinez entra en el Salón de la Fama

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    TELEMUNDO LOCAL

    COOPERSTOWN, Nueva York - Pedro Martinez fue inducido este domingo al Salón de la Fama tras una carrera en la que ayudó a los Medias Rojas de Boston a campeonar en la Serie Mundial.

    Ahora son dos los dominicanos honrados en el Salón de la Fama: Martínez y Juan Marichal.

    [Tema relacionado: Miles de dominicanos celebran con Pedro Martínez]

    Desde República Dominicana, Nueva York, Boston y hasta Montreal llegaron sus hinchas a celebrar con tambores, panderetas y muchas banderas. Todos aterrizaron con su música y algarabía en este bucólico pueblito del norte de Nueva York para festejar el ingreso de Pedro Martínez al Salón de la Fama del béisbol.

    Pedro Martínez ya está en el Salón de la Fama

    Pedro Martínez ya está en el Salón de la Fama
    El pitcher dominicano fue celebrado por sus compatriotas en la Gran Manzana. (Publicado domingo 26 de julio de 2015)

    Miles de fanáticos de Martínez, en su mayoría compatriotas dominicanos, hicieron el peregrinaje hasta Cooperstown para su ceremonia de exaltación al templo del béisbol.

    El pitcher que lanzó para los Dodgers de Los Angeles, Expos de Montreal, Medias Rojas de Boston, Mets de Nueva York y Filis de Filadelfia dejó fieles seguidores en cada ciudad, pero en ningún lugar es tan querido como en Manoguayabo, el humilde pueblo a las afueras de Santo Domingo que lo vio nacer y donde todavía tiene una finca y una academia de desarrollo de peloteros.

    "Para nosotros él es como un presidente", comentó Darío Taveras, de 33 años y ahijado de Martínez que trabaja en la fundación del ex lanzador en Manoguayabo. "Ha hecho casas, escuelas, iglesias, `play' (estadio). Nunca se olvidó del barrio".

    Taveras forma parte de un grupo de unas 100 personas a las que Martínez les pagó el viaje desde Santo Domingo para ver el ingreso en Cooperstown de apenas el segundo dominicano, después de Juan Marichal (1983).

    Mientras Taveras hablaba unas tres horas antes de la ceremonia, decenas de compatriotas con banderas dominicanas, instrumentos musicales y camisetas con la imagen de Martínez animaban un círculo con ritmos caribeños y los estribillos "Pedro, que lo baile Pedro" y "Manoguayabo".

    "Pedro es un gran ser humano que ha representado al país y lo ha llevado al más alto nivel", comentó Dalvin Roa, quien viajó desde Santo Domingo con un grupo de unas 50 personas, incluyendo tres equipos de pequeñas de ligas de jugadores de 9 a 14 años.

    Los niños, todos con sus uniformes azules y rojos con las palabras "Liga Los Trinitarios" en el pecho, ondeaban banderas y pancartas con el rostro de Martínez.

    "Es un ejemplo de superación, de que con trabajo y esfuerzo se puede llegar a hacer muchas cosas", agregó Roa, de 39 años y padre de uno de los pequeños jugadores.

    Otros llegaron de más cerca, como Diógenes Domínguez, Juan López y Julián Domínguez, que parados debajo de una bandera dominicana que ondeaba de un poste de unos tres metros de alto, comentaban las gestas del lanzador que sumó récord de 219-100 y 2.93 de efectividad en 18 temporadas en las mayores.

    Los tres dominicanos viajaron desde diferentes lugares en el estado de Nueva York donde residen.

    "Pedro es el símbolo, es el mejor embajador deportivo dominicano", señaló Diógenes. "Humildad y grandeza dentro y fuera del terreno", agregó Julián.

    El octavo pelotero latinoamericano que ingresa al Salón mediante una votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol o el comité de veteranos atrajo incluso seguidores del odiado rival de los Medias Rojas, los Yanquis de Nueva York. Julio Pabón, residente del Bronx y criado a la sombra del Yankee Stadium, organizó un viaje para unas 100 personas de ese barrio neoyorquino.

    "Pedro representa para mí no un pelotero de Boston, representa un pelotero latinoamericano. Un tipo que salió de la pobreza para llegar aquí", comentó.

    Otros llegaron con el recuerdo de los cuatro años (1994-97) que Martínez lanzó con los Expos, el desaparecido equipo de Montreal que luego se convirtió en los Nacionales de Washington.

    Vestidos con camisetas celestes con el logotipo de los Expos, Vanessa St-Onge y Patrick Bisaillon viajaron desde Montreal, unas cinco horas al norte de Cooperstown, con un grupo de unas 100 personas.

    "Probablemente es el mejor pitcher que haya tenido el equipo", comentó St-Onge, de 33 años. "Cuando se fue, todos los fanáticos quedaron muy tristes".

    Después de ganar el primero de sus tres premios Cy Young en 1997, Martínez fue canjeado a los Medias Rojas, equipo con el que recibió el premio otras dos ocasiones.

    "Es muy lindo ver a todos los fanáticos, de tantos lugares, todos aquí por el mismo motivo", agregó.

    En Fotos: Ella es la sexy barrendera que pone a vibrar las redes sociales  Haz click aquí  o presiona en la foto.