EEUU se despide del Mundial tras derrota

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    SALVADOR (Brasil) -- Bélgica confirmó el martes su cartel de selección prometedora en el Mundial y se metió en los cuartos de final tras ganar 2-1 a Estados Unidos con goles de Kevin de Bruyne y Romelu Lukaku en el alargue.

    La selección belga se enfrentará en cuartos de final a Argentina, que también necesitó del tiempo suplementario para doblegar a 1-0 a Suiza. El alargue entre belgas y estadounidenses fue el quinto en ocho partidos de octavos, la primera vez que sucede desde que los mundiales implementaron el formato actual en 1986.

    Las ocho selecciones que siguen en competición fueron las ganadoras de sus respectivos grupos en la Copa, otro suceso inédito desde que el torneo se juega con 32 equipos en 1998.

    De Bruyne hizo bueno el monólogo belga a los tres minutos del arranque de la prórroga, cuando cruzó un potente derechazo dentro del área ante la salida del arquero Tim Howard, héroe estadounidense en los primeros 90 minutos.

    [Relacionado: Visita nuestra página especial de la Copa Mundial 2014 con noticias, videos y fotos.]

    "Cuando llegas a este punto, una jugada define el resultado", comentó el volante estadounidense Michael Bradley. "En un partido así, ambos partidos tienen oportunidades. Al final del tiempo reglamentario, tuvimos una oportunidad para ganar el partido".

    Bradley se refería a la oportunidad que Chris Wondolowski tuvo en el último suspiro del tiempo reglamentario, cuando tuvo el arco a su disposición y remató desviado ante la salida del arquero Thibaut Courtois.

    A los 105 minutos, Lukaku, que empezó el partido desde el banquillo, culminó un rápido contragolpe belga en lo que parecía la sentencia definitiva. Pero Estados Unidos no se rindió y Julian Green enganchó una preciosa volea con la pierna derecha a los 107 minutos para devolver la emoción al marcador.

    En una espectacular jugada de estrategia a pelota parada, con una pared en el área, Clint Dempsey pudo haber mandado el partido a los penales, pero Courtois sacó un gol que parecía cantado en el mano a mano.