Pacers ganan por paliza

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El pívot jamaiquino Roy Hibbert surgió como el último líder que dirigió el juego de equipo de los Pacers de Indiana, que vencieron por paliza de 94-75 a los Heat de Miami en el tercer partido de la eliminatoria de semifinales de la Conferencia Este que ahora dominan por 2-1 al mejor de siete. Si en el segundo partido, que ganaron los Pacers en Miami (75-78), el ala-pívot David West descubrió las deficiencias que tienen los Heat cuando en el campo no están los "Big Three" -sufren la baja por lesión del ala-pívot Chris Bosh-, esta vez el que se aprovechó fue Hibbert que logró un doble-doble de 19 puntos, 18 rebotes y cinco tapones. De nuevo los Heat aguantaron hasta que el alero estrella LeBron James mantuvo su energía, rendimiento y acierto. Luego todo se vino abajo porque ni incluso el escolta Dwyane Wade estuvo inspirado en ninguna faceta del juego, a pesar de disputar su partido número 95 de la fase final como profesional. El base Mario Chalmers trató de ayudar, pero fue el único junto con James que dio la cara dentro del equipo, el resto una vez más desapareció y confirmó que los Heat bajo la dirección del entrenador Erik Spoelstra no saben cómo reaccionar ni compensar la falta de aportación de sus "Big Three". Todo lo contrario de lo que sucede con los Pacers que junto a Hibbert, que impuso su ley en el juego interior y bajo los aros, el base George Hill, que está jugando su mejor baloncesto, aportó 20 puntos y cinco asistencias. Mientras que el dueño de los Heat, Micky Arison y el presidente del equipo, el legendario Pat Riley, sentados detrás del banquillo de los Heat, no podían dar crédito a lo que sus ojos estaban viendo en el campo, consumarse la segunda derrota consecutiva, y lo más preocupante, merecida por el mal juego que desarrollaron.