No hay rencor

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Derek Fisher, el veterano base de los Oklahoma City Thunder, dijo hoy en su regreso al Staples Center, el pabellón que fue su casa durante varios años como miembro de Los Ángeles Lakers, que su marcha hace dos semanas "fue más un shock que una decepción".

    "Estoy en un buen lugar ahora mismo", afirmó el director de juego antes del partido frente a los Lakers. "Al principio la sensación fue más un shock que una decepción", admitió. "Lo que más me entusiasma es ver a mis amigos y hermanos, los que ahora son mis excompañeros, personas con las que he crecido a lo largo de los años", manifestó Fisher, ganador de cinco anillos con la franquicia californiana.

    "Una extensión de esa sensación es reencontrarme con la afición, no sólo en el pabellón sino también en toda la ciudad; el amor, cariño y aprecio que me han mostrado a lo largo de los años excede cualquier expectativa que pudiera imaginar cuando llegué en 1996", declaró. Fisher fue traspasado a los Houston Rockets el 15 de marzo, la fecha límite para realizar operaciones de este tipo en la NBA. Finalmente recaló en Oklahoma, donde se dispone a luchar por su sexto anillo de campeón.

    "No voy a hablar de cómo podían haber sido las cosas o de cómo debía haberse gestionado el asunto. He pasado página", reconoció el jugador. "La organización tenía intención de seguir adelante y ejecutaron esas decisiones, con todo el derecho del mundo. Es algo justo lo que hicieron. Espero conseguir cosas más grandes y mejores de las que he conseguido", agregó. El base lleva ahora el número 37, su propia edad. "Aún creo a mi avanzada edad, que poseo 37 razones para ayudar a este equipo a tener éxito. Eso es lo que lo voy a intentar hacer", concluyó.