México no llega en la mejor forma a la Copa Oro

México no llega en la mejor forma a la Copa Oro

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    FRISCO, Texas - Algo no anda bien con México.

    Por si alguien ha perdido la cuenta, la selección dirigida por Miguel Herrera desembarca en la Copa de Oro de la CONCACAF tras siete partidos sin ganar entre la Copa América y una tanda de partidos amistosos.

    Cierto, el equipo que el mes pasado se despidió a las primeras de cambio en la Copa América en Chile fue uno alternativo. Pero el de lujo, que en la antesala del campeonato de su confederación empató 2-2 con Costa Rica y luego igualó 0-0 con Honduras, evidenció llamativas deficiencias.

    Un equipo que no acaba de cuajar líneas y hasta muestra que no termina de encontrar una identidad.

    Para colmo, el "Tri" mexicano acaba de perder a dos de sus principales figuras por lesiones: el delantero Javier Hernández y el zaguero Héctor Moreno.

    La eliminación en la Copa América descargó una ráfaga de críticas hacia el "Piojo" Herrera, pero el técnico no parece inmutarse de cara el debut el jueves contra Cuba en Chicago.

    "Estamos pensando en Cuba y en ganar el torneo, si entreno a un equipo pensando que no voy a ganar, mejor no lo hago", afirmó Herrera.

    México, el anfitrión y campeón vigente Estados Unidos y Costa Rica —todas selecciones que sortearon la primera fase del Mundial del año pasado— parten como favoritos.

    La 13ra edición del torneo bienal encuentra a la CONCACAF en sus horas más bajas luego que Jeffrey Webb, su presidente desde 2012, fue arrestado en mayo en Suiza dentro de la investigación de las autoridades federales estadounidenses sobre pagos de sobornos y asociación delictiva en el fútbol. Webb afronta un proceso de extradición a Estados Unidos.

    En la antesala al certamen, la confederación anunció un paquete reformas en su gobernabilidad, administración y operaciones.

    La primera jornada será el martes en Frisco, el suburbio de Dallas que es una de las 14 localidades en las que el torneo recorrerá Estados Unidos y Canadá durante tres semanas. Compiten 12 equipos, divididos en tres grupos.

    En el partido de fondo de la jornada inaugural, Estados Unidos enfrentará a Honduras por el Grupo A, cuya actividad será puesta en marcha por el duelo Panamá-Haití.

    Cuando enfrente a Panamá, en Boston el próximo viernes, el técnico Jorge Luis Pinto se verá las caras con su compatriota Hernán Darío Gómez, el timonel que condujo a Colombia y Ecuador a los mundiales de 1998 y 2002, respectivamente.

    Pinto no ha tardado en poner su impronta en Honduras: disciplina táctica y un planteamiento conservador que se pudo ver al plantar una línea de cinco en el fondo durante el ensayo ante México la semana pasada.

    "Vamos a ver cómo los controlamos, pero no voy a salir por el empate ni estoy emocionado por eso", dijo Pinto sobre el debut ante Estados Unidos, que eliminó a Honduras en las semifinales de la pasada edición. "Vamos a buscar el partido".

    Jurgen Klinsmann, su contraparte en Estados Unidos, tomó apunte: "Creo que será un partido muy, muy, muy ríspido", señaló el entrenador alemán.

    Estados Unidos parece llegar en mejor forma y con antecedentes que indican que está inclinando la balanza a su favor en la lucha con México por la supremacía regional.

    Se han proclamado campeones de la Copa Oro en tres de las últimas cinco ediciones y acabaron primeros en los últimos dos hexagonales rumbo a la Copa Mundial. Victorias ante Holanda y Alemania en amistosos el mes pasado también ilustran una línea positiva.

    Revalidar el título permitiría a Estados Unidos alcanzar a México con seis conquistas en la historia del torneo y aseguraría su clasificación a la Copa Confederaciones de 2017 en Rusia sin tener que disputar un playoff.

    ¿Acabará Costa Rica con el duopolio de Estados Unidos y México?

    La única vez que el campeón del torneo no fue uno de los dos se produjo en el 2000, cuando Canadá derrotó a Colombia en la final. Eran los tiempos que se invitaba a selecciones no pertenecientes a la confederación.

    Si hay un equipo capacitado para dar el zarpazo, ese es Costa Rica. Ahora bajo la batuta del técnico Paulo Wanchope, los ticos cuentan con un ataque que incluye a Joel Campbell y Bryan Ruiz, curtidos en el fútbol europeo. El volante de marca Celso Borges logró consolidarse en el Deportivo de La Coruña tras ser traspasado en enero, pero el portero Keylor Navas del Real Madrid —su gran figura en el Mundial— sufrió una lesión en el talón de Aquiles y quedó descartado.

    "Todos los rivales son difíciles. Se habla de que Costa Rica, México y Estados Unidos son favoritos", comentó el capitán Ruiz. "Pero no hay que descartar a equipos como Honduras y Panamá".