Llegan los Playoffs de Grandes Ligas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Llegan los Playoffs

    En un sentido geográfico, la postemporada de Grandes Ligas denota un particular distintivo regional que hace tiempo no se veía.

    Hasta cuatro posibles cruces de rivales próximos se vislumbran para la Serie Mundial: Nacionales-Orioles en la región del Atlántico norte; Cardenales-Reales en el estado de Missouri; Dodgers-Angelinos en el sur de California, o Gigantes-Atléticos en la zona de la Bahía de San Francisco.
    Desde que el formato de los playoffs se modificó en 1995, la "Serie del Subway" entre los Yanquis y Mets de Nueva York en 2000 fue el único duelo regional en el Clásico de Octubre.
    La inmensa mayoría de los choques entre vecinos se ha escenificado en Nueva York, al contar los 13 enfrentamientos que los Yanquis disputaron contra los Dodgers y Gigantes entre 1947-56, antes que esas dos franquicias se mudaran a la costa oeste.
    Este tipo de desafíos tiene un obvio potencial de despertar rivalidades regionales, como se avistó cuando Baltimore visitó a Washington a inicios de julio en una serie interligas. Ambas ciudades están separadas por 61 kilómetros de distancia (38 millas), apenas media hora en el tren expreso.
    Stephen Strasburg, el as de los Nacionales, acabó lamentándose de que hubiese tantos fanáticos de los Orioles en el Nationals Park: "Quizás algún día sea diferente", dijo.
    Y el mánager de los Orioles Buck Showalter hizo recordar que Peter Angelos, el propietario de la franquicia, favoreció la mudanza de los Nacionales procedentes de Montreal en 2005, mediante un acuerdo en el que recibió una fracción de los derechos de televisión del nuevo equipo en la capital federal.
    "Nuestro dueño fue muy generoso de permitirles tener un equipo aquí", dijo Showalter. "Entiendo que mucha de la gente que viene a los juegos (de los Nacionales) era gente que antes solía ir a Baltimore. Ahora es un trayecto más corto".
    Un Dodgers-Angelinos también sería un duelo inédito, pero los Cardenales-Reales y Gigantes-Atléticos se han cruzado en octubre previamente.
    La última vez que Kansas City estuvo en la postemporada fue en 1985, año en el que los Reales se consagraron campeones tras vencer a San Luis en los últimos dos de juegos de una Serie Mundial que se fue al máximo de siete.
    Podría repetirse el duelo de 1989 entre Oakland y San Francisco, recordado por el terremoto del 17 de octubre poco antes del tercer juego en el Candlestick Park de los Gigantes. Después de esperar 10 días, los Atléticos completaron una barrida.
    Todo comenzará el martes con el primero de los dos juegos de comodines, cuyo atractivo es la presencia de dos ases en el montículo. Jon Lester (16-11 y 2.46 de efectividad) contra James Shields (14-8, 3.21). Los Reales son los dueños de casa y tuvieron marca de 5-2 contra Oakland, pero las dos derrotas fueron ante Lester. El ganador del choque pasará a medirse desde el jueves contra los Angelinos de Los Angeles, el equipo con el mejor récord de la temporada regular.
    El wild card de la Liga Nacional enfrenta a los Gigantes contra los Piratas en el PNC Park de Pittsburgh. Ambos cuentan con los ganadores de los últimos dos premios al Jugador Más Valioso: Buster Posey (San Francisco) y Andrew McCutchen (Pittsburgh). Madison Bumgarner abrirá por los Gigantes contra el dominicano Edinson Vólquez. Un dato a tomar en cuenta: los Piratas (51-30) redondearon el mejor récord en casa esta campaña. Pero los Gigantes (43-38) fueron uno de los tres equipos del Viejo Circuito que lograron un saldo favorable como visitantes.
    Varias figuras finalmente tendrán su primer sorbo de postemporada.
    Luego de la polémica decisión de Washington de no usarle en 2012 por restricciones de lanzamientos, Strasburg busca marcar diferencia para unos Nacionales (96-66) que no quieren repetir la experiencia de despedirse a las primeras de cambios tras lograr el mejor récord en su circuito.
    Se dice que Mike Trout puede ser el relevo del recién retirado Derek Jeter como nuevo referente del béisbol. El jardinero central de los Angelinos tiene la oportunidad para mostrarse en octubre, la época del año en la que Jeter labró su condición de leyenda.
    Adam Dunn debió esperar 2.001 juegos, la mayor cantidad para un pelotero activo sin ir a los playoffs. Ahora, el bateador designado tratará que los Atléticos puedan sortear el juego de comodines e ir más lejos.
    También estarán tres jugadores marcados por casos de dopaje. Los dominicanos Nelson Cruz (Orioles) y Jhonny Peralta (Cardenales) purgaron suspensiones de 50 juegos el año pasado cuando sus nombres quedaron salpicados por el caso de la clínica Biogenesis. Cruz lideró las mayores con sus 40 jonrones este año, mientras que Peralta encabezó a San Luis con sus 21 vuelacercas. Y Chris Davis (Orioles) recibió una suspensión de 25 juegos a mediados de septiembre por consumo de anfetamina a mediados de septiembre y no podrá reaparecer sino hasta después de la primera ronda.