Lista de ganadoras de la Copa Mundial Femenina de la FIFA

Lista de ganadoras de la Copa Mundial Femenina de la FIFA

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    El fútbol femenino celebró su auténtica mayoría de edad en noviembre de 1991, cuando la ambiciosa iniciativa del doctor João Havelange, por aquel entonces Presidente de la FIFA, permitió alumbrar el campeonato mundial femenino.

    La primera edición del torneo se celebró en la República Popular China, ante nutridas y entregadas audiencias. El certamen contaba con el concurso de doce países, y terminó siendo un éxito rotundo.

    En consonancia con el auténtico espíritu del festival, seis árbitras y árbitras asistentes figuraron entre los encargados de aplicar las reglas del juego por primera vez en la historia de la FIFA. La brasileña Claudia de Vasconcelos dirigió el partido por el tercer puesto, convirtiéndose en la primera mujer en hacerlo para la FIFA a este nivel.

    La selección estadounidense, encabezada por una línea ofensiva dominante que recibió el sobrenombre de -la espada de triple filo- por parte de la prensa china, arrolló a todos sus rivales y conquistó el primer campeonato mundial de fútbol femenino de la historia. 

     Si China 1991 fue la innovación, Suecia 1995 supuso la consagración del fútbol femenino al más alto nivel.

    Jugadoras de las doce mejores selecciones del planeta se reunieron en busca de dos premios: el propio trofeo y un puesto en el primer Torneo Olímpico de Fútbol femenino, que se celebraría al año siguiente en Estados Unidos. Las norteamericanas ya estaban clasificadas de oficio en calidad de anfitrionas olímpicas. Finalmente iban a acompañarles Noruega, la nueva campeona del mundo, Alemania, subcampeona, China, cuarta clasificada, y Suecia, Dinamarca, Brasil y Japón.

    Las noruegas exhibieron una abrumadora superioridad sobre sus tres rivales del Grupo B -Nigeria, Inglaterra y Canadá-, con 17 goles a favor y ninguno en contra, llegando así a las rondas de eliminatoria como favoritas. A continuación se deshicieron de la siempre complicada Dinamarca en cuartos (3-1), lo que allanó el camino para el choque que llevaban cuatro años esperando: un nuevo enfrentamiento con Estados Unidos y en el cual se hicieron con el título.

    La última Copa Mundial de Fútbol Femenino del siglo no sólo inauguró una nueva era de éxitos para la disciplina, sino que se convirtió en un auténtico hito en la historia del deporte de féminas.

    Durante tres semanas, 320 de las mejores futbolistas del mundo se congregaron en Estados Unidos para celebrar una competición femenina de proporciones espectaculares. Por primera vez en la historia, la Copa Mundial del Fútbol Femenino se disputó en estadios inmensos, y la asistencia a los partidos, la cobertura que le dispensó la prensa y las audiencias televisivas alcanzaron nuevas cotas.

    Se superaron los 660,000 espectadores, y los medios de comunicación enviaron a unos 2,500 representantes. Los 32 partidos se transmitieron en directo por la televisión nacional, y se calcula que sólo en Estados Unidos 40 millones de telespectadores vieron cómo la nación anfitriona alzaba su segundo trofeo mundial, hacía vibrar a una nación entera y se convertía en el tema de conversación más importante del año.

    El 10 de julio de 1999, bajo un sol de justicia, 90,185 de espectadores (el récord mundial de asistencia a una prueba deportiva femenina), entre los que se encontraba el ex Presidente Bill Clinton, abarrotaron el Rose Bowl de Pasadena (California) para asistir a la gran final del campeonato, que enfrentó a Estados Unidos y China y se saldó con la victoria de la selección anfitriona (5-4 en la tanda de penales). 

     En la Copa Mundial Femenina de la FIFA del 2003, la gran final fue toda una celebración de todo lo bueno y lo bonito que ofrece el fútbol. Fue un partido vibrante, rápido, lleno de emociones; un festival de fútbol de ataque y poderío físico. Al final, con un gol de Nia Künzer proclamó a Alemania campeona, superando a Suecia.

    La selección teutona revalidó su título de campeona de la Copa Mundial Femenina de la FIFA y consolidó su prestigio como gran potencia de la disciplina con su impecable victoria por 2-0 contra una selección de Brasil en plena forma, que había arrasado de camino a la gran final. La selección germana, con una regularidad digna de encomio, se ha convertido así en el primer equipo que defiende con éxito su corona de reina del mundo.

    Pero ésa es sólo una de las muchas marcas que establecieron las campeonas de China 2007.

    Una expectación sin precedentes, estadios a rebosar, un despliegue de fútbol apasionante y de enorme calidad y, en lo más alto del podio, una selección que nunca antes se había proclamado campeona. La Copa Mundial de la FIFA Alemania 2011 celebrada en Alemania ha abierto una nueva dimensión en la versión femenina del deporte rey y se ha ganado ya un lugar preeminente en su historia.

    En muchos sentidos, la guinda del pastel mundialista fue que Japón se alzase con el trofeo tras una final extraordinaria, decidida en la emoción de la tanda de penales. El equipo liderado por la superestrella Homare Sawa ofreció una lección de juego moderno, de toque y control, con la que demostró que el fútbol femenino ha alcanzado ya su máxima expresión en muchos rincones del planeta. Asimismo, el triunfo de la selección nipona ha llevado una sonrisa al país del sol naciente, sacudido todavía por los efectos del terremoto y posterior tsunamic del 11 de marzo de 2011.

    [Más sobre el mundo del deporte en DeportesTelemundo.com]