La labor de Taneekarn Dangda en el fútbol

La labor de Taneekarn Dangda en el fútbol

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    MÉXICO, DF.- Tener un hermano famoso tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Taneekarn Dangda, sin embargo, asegura que ser la hermana menor del futbolista más famoso de Tailandia supone toda una “inspiración”. Teerasil Dangda, su hermano mayor, es desde hace tiempo el goleador más prolífico de la selección nacional tailandesa y se granjeó el reconocimiento de todo el sudeste asiático al proclamarse máximo goleador de la prestigiosa Copa Suzuki de la AFF en 2012.

    Recientemente, Teerasil, de 26 años, se ha convertido en el primer futbolista tailandés que juega en la liga española, concretamente en las filas del Almería. Un logro impresionante para una nación en la que no abundan ejemplos de estrellas formadas en la cantera nacional que desempeñen su oficio en el extranjero.

    Ahora, su hermana Taneekarn, cuatro años más joven que él, tiene una oportunidad de alcanzar la fama por sí misma. De hecho, Taneekarn, quien también se desempeña como delantera, superará la hazaña de su hermano cuando el mes que viene salte al terreno de juego en las filas de Tailandia durante la Copa Mundial Femenina de la FIFA Canadá 2015.

    El apellido Dangda volverá a ser sinónimo de un hito inolvidable para el fútbol tailandés. Tailandia se convertirá en la primera nación del sudeste asiático que participará en el Mundial Femenino cuando debute en la competición contra Noruega, en Ottawa el 7 de junio, para después enfrentarse también en la fase de grupos a Costa de Marfil y a la bicampeona Alemania.

    Una familia futbolística excepcional

    Taneekarn empezó el camino hacia Canadá hace casi dos décadas. Su hermano mayor y su padre, quien militaba en el Royal Thai Air Force FC, un prominente club nacional, le proporcionaron la iniciación perfecta al fútbol a muy temprana edad. “Practicábamos juntos cuando éramos niños”, explica Taneekarn a FIFA.com sobre sus tempranos inicios en este deporte. “Nuestro primer entrenador fue nuestro padre, y vivimos juntos nuestras primeras experiencias en el fútbol”.

    “He aprendido mucho de mi hermano. Actualmente sigo fijándome en él, porque, como jugamos en la misma posición, puedo mejorar mucho sólo con ver cómo lo hace”.

    “Mi hermano es una inspiración no sólo para mí. Es el ídolo de muchos niños. Él es la única razón de que me convirtiera en futbolista. Quiero ser como él tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Es un gran ejemplo para mí”.

    Preparándose para la batalla

    Tailandia lleva más de una década desarrollando su fútbol femenino. La selección es una habitual de la Copa Asiática Femenina de la AFC, una competición dominada por las naciones del este de Asia y, más recientemente, por Australia. El año pasado, no obstante, las tailandesas consiguieron un hito decisivo al conquistar la clasificación para el Mundial Femenino con una victoria in extremis sobre la anfitriona, Vietnam, en el caldeado ambiente de Ciudad de Ho Chi Minh.

    Ahora les espera un desafío impresionante en Canadá 2015, donde se enfrentarán en el Grupo B a rivales de gran solera como Alemania, Costa de Marfil y Noruega. “Nuestros preparativos para el Mundial van muy bien”, asegura Taneekarn. “Pero debemos admitir que cuesta mucho jugar a este nivel, pues somos unas recién llegadas a la competición. Entre nuestras mejores cualidades mencionaría la dedicación, la entrega y el trabajo en equipo”.

    “Sabemos que no partimos precisamente entre las favoritas y por eso no tenemos nada que perder. Como representamos a Tailandia, nos hemos puesto el objetivo de pasar de ronda, pero si no podemos terminar primeras o segundas del grupo, haremos cuanto esté en nuestra mano para figurar entre las mejores terceras que se clasificarán para la siguiente fase”.

    Al contrario que muchas de sus compañeras, Taneekarn, o “Mai” como la llaman todos, ha disfrutado recientemente de una rara oportunidad de ejercer su oficio en el extranjero. Pitsamai Sornsai, Kanjana Sungngoen y Naphat Seesraum, capitana de la selección nacional, empezaron hace algunos años a jugar en la liga japonesa, mientras que Taneekarn y Thanatta Chawong llevan desde el año pasado defendiendo los colores del Ostersunds, un equipo de las categorías inferiores de Suecia.

    “Agradezco la oportunidad de jugar en el extranjero. Estoy segura de que todas las futbolistas de Tailandia quieren trabajar en Europa. Yo lo he conseguido y con ello he asumido un gran reto; además, he ganado mucha experiencia en Suecia, no sólo en el fútbol sino también en la vida”.